Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 10

Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 11
Chile Archives - Page 2 of 2 - Historia Global Online

Tag Archives: Chile

Especiales

Breve historia del movimiento estudiantil chileno (1972-2011)

BREVE HISTORIA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CHILENO (1972-2011)

Ningún otro país de la región exhibe un cuerpo estudiantil históricamente tan perseverante en la protesta como medio de reclamo por una mejor educación que Chile. Las manifestaciones que se han venido desarrollando en diversas partes del país austral tienen como principal motivación la reforma estructural del sistema educativo público.

Algunos indicios apuntaban a que la educación se convertiría en un terreno explosivo: el recorte de las horas de Historia, por ejemplo, ocurrido meses atrás, indicaba el camino hacia una formación más pragmática y que responda a la lógica del mercado antes que a las personas mismas. Hace cinco años, en 2006, se había producido la “protesta de los pinguinos”, que llevó a las calles a los estudiantes de educación secundaria para reclamar una mejora de la educación pública así como un rol más activo por parte del Estado con este propósito. Y antes que ellos, otros estudiantes se habían expresado a inicios del siglo XX, pero fue en los años 1970 y 1980 cuando este movimiento adquirió un perfil más amplio, cuando se opuso a los intentos por implantar políticas educativas que consideraban nocivas a los alumnos. Una de las más sonadas fue la oposición al proyecto de la Escuela Nacional Unificada propuesta por el gobierno de Allende. En 1983 fueron los estudiantes secundarios quienes comenzaron la presión contra el Gobierno, a los que se sumaron los estudiantes universitarios que deseaban poner fin a la intervención militar en las aulas. También cabe mencionar, que al igual que en otros países bajo dictadura militar en los 1970s o como ocurrió en el Perú en las décadas de 1980 y 1990, los estudiantes chilenos sufrieron la represión y persecución que terminó con muchos de ellos en la cárcelo o asesinados.

Leer más
Historiadores

Historia popular y textos escolares en América Latina

Uno de los mejores trabajos que he tenido ha sido el de ser parte de editoriales vinculadas con la elaboración de textos escolares. De las tres editoriales en las que trabajé, tuve participación directa en la confección de un texto para alumnos de quinto año de secundaria (Cambios 5, Santillana). Se trata de un trabajo arduo, en el que uno siempre está contra el tiempo, debido a que el ritmo editorial es, digámoslo de modo amable, esquizofrénico. Pero, insisto, se trata de un buen ejercicio que los historiadores deberíamos tener en algún momento.

Las ventajas que uno tiene al redactar un texto escolar son múltiples: por ejemplo, uno aprende a sintetizar información, a ir directamente al grano, sin adornar demasiado el texto ni extenderlo casi hasta el infinito. La síntesis es clave aquí. Es cierto que discriminar y reducir información es algo que uno hace, pero en este caso el espacio es más reducido por lo que los malabares para que el texto cuadre en la caja de edición tienen que ser mejor afinados. Otra ventaja es que debes pensar en función de materiales de enseñanza. Es decir, el texto debe ir acompañado por una imagen que lo complemente así como de quizzes o preguntas que permitan medir lo aprendido en dicha Unidad o sección.

Leer más
Especiales Historiadores

(Nuevos) Combates por la Historia

El título del libro no puede ser más provocador: ¡Basta de historias! La obsesión latinoamericana con el pasado y las doce claves del futuro (2010). Escrito por el periodista argentino Andrés Oppenheimer, en el mismo se plantea una idea tan simple como inquietante: “La obsesión latinoamericana con la historia nos está robando tiempo y energías para concentrarnos en el futuro” (p. 382). Es decir, dejemos de estudiar Historia para dedicarnos a algo más productivo: ciencias o ingeniería, en todo caso.
Las recientes celebraciones por los Bicentenarios y el uso político que algunos presidentes latinoamericanos buscaron sacar del mismo al ensalzar a los padres fundadores lleva al autor a considerar que nuestra lectura del pasado, a partir de este episodio en particular, es un obstáculo para obtener el tan ansiado desarrollo. No le falta razón en varios aspectos, como la necesidad de adaptarnos a un mercado competitivo, no confiar en los recursos naturales o establecer políticas educativas más adecuadas. Pero su planteamiento central es escalofriante, ya que promueve la formación masiva de técnicos sin un mayor conocimiento en otras áreas.

La mejor manera de contrarrestar un título como el del libro de Oppenheimer es con otro. En este caso, el de un libro de Lucien Febvre publicado en francés en 1952 y cuyo encabezado he tomado para esta nota. Me interesa llamar la atención sobre un discurso que se está instalando entre quienes manejan la política educativa. Este discurso plantea que las Humanidades, entre ellas la Historia, son áreas débiles y que pueden ser fácilmente suprimidas o manipuladas. Lejos de ser un fenómeno circunscrito a América Latina, es una tendencia mundial, que ha ganado espacio debido a la actual recesión económica como al auge de un pensamiento tecnócrata-neoliberal.

Esta arremetida contra la Historia adopta diversas formas, siendo algunas de ellas las intervenciones estatales en los textos escolares (Argentina, China, Corea del Sur, España, EEUU, Francia, Irak, Rusia), los recortes presupuestales a departamentos académicos (Gran Bretaña) o el incremento de horas a determinadas materias en perjuicio de las de Historia, tal como viene ocurriendo en Chile. Es en este país donde se viene desarrollado una intensa polémica que ha movilizado a historiadores (profesores y alumnos por igual), para reclamar al Gobierno por una medida que privilegia la educación técnica sobre la reflexión (el jueves pasado cerca de dos mil personas marcharon al Ministerio de Educación para entregar una carta que reflejaba su descontento por dicha medida). Los manifiestos públicos que han estado circulando por internet revelan cuán arraigada se encuentra la necesidad por mantener la enseñanza de la Historia en la ciudadanía chilena y por hacer de esta un ejercicio crítico de acercamiento al pasado común.

El que esto ocurra el mismo año de muchos de los Bicentenarios latinoamericanos nos pone en la incómoda situación de plantearnos una autocrítica como historiadores: ¿hemos logrado interesar a la gente por el estudio del pasado? Por lo visto, ya no basta con que proclamemos que el pasado es importante o que manifestemos a voz en cuello nuestra condición de especialistas en el mismo. Las reglas del juego han cambiado, por lo que necesitamos relacionarnos con otras disciplinas, aprender las nuevas tecnologías, conectar nuestros temas con problemáticas del presente e incorporar a los profesores de colegios y editores en nuestra tarea. Y necesitamos hacerlo con urgencia, ahora que la memoria y los DD.HH. han comenzado a ser reexaminados de acuerdo con intereses políticos para favorecer la impunidad y el olvido. De lo contrario, los jóvenes van a seguir confundiendo a Abimael Guzmán con el gerente de CLAE, Carlos Manrique, según lo reveló un reportaje televisivo emitido en diciembre del año pasado.

Esta nota apareció publicada originalmente en Puntoedu.

Enlaces relacionados

Para seguir el desarrollo de los eventos en torno a la protesta de los historiadores chilenos pueden acceder a los siguientes links:

El primer texto que circuló de manera masiva y pública sobre el tema fue esta Declaración de estudiantes, profesores e historiadores respecto de la reducción de horas de clases de Historia, que reunió más de ochocientas firmas de historiadores chilenos.

Se ha creado además el blog Historia y Reforma, que recopila información sobre la protesta y está en permanente actualización. Por facebook, recomiendo también el Grupo de Estudios Americanos.

Para tener una visión más amplia sobre la reforma educativa propuesta por el Gobierno de Sebastián Piñera, recomiendo el excelente blog Sala de Historia.

Fotos sobre las movilizaciones del 25 de noviembre aquí y del 02 de diciembre aquí.

Si son twitteros, recomiendo estas cuentas: Sala de Historia, Historia Lucha, Fernando Purcell, Pablo Whipple

Créditos: La foto de la cabecera viene de aquí.

Leer más
Especiales

Fantasmas de guerra: el Huáscar

La reciente propuesta de un político chileno de que el Huáscar, el buque capturado por la fuerza naval chilena en el Combate de Angamos, podría ser devuelto bajo ciertas condiciones ha abierto nuevamente la polémica que ya lleva varios años: ¿debe el Huáscar ser devuelto al Perú o quedarse donde está, en Talcahuano?

Las respuestas no se han hecho esperar. Los comentaristas a los periódicos en línea en Chile y Perú han opinado, a veces con los ánimos crispados, sobre lo que significaría una eventual devolución del barco (ver comentarios en El Nortero, La República, El Comercio). Además, una encuesta realizada por un medio peruano señala que casi la mitad de votantes desea que el Huáscar vuelva al Perú.

Nuestro vicepresidente y marino Luis Giampietri, manifestando encarnar la última voluntad de Grau, ha salido a decir que lo mejor es que se hunda el barco. Una propuesta que no es nueva, pues ya hace algunos años ya se habia planteado, especificando incluso que el barco debia hundirse en el punto limítrofe entre Chile y Perú (que a estas alturas es complicado de establecer, dado el problema que aún está por resolverse en La Haya).

Leer más
Especiales

Dos documentales sobre el Chile de Pinochet

Hace unos días tuve la oportunidad de ver dos documentales muy interesantes sobre el legado del Chile de Pinochet. Ambos enfocaban aspectos muy distintos de este legado con actores diferentes pero que permiten entender lo que significó la época de la dictadura para el país del sur. Incluyo una breve descripción de ambos y la indicación de cómo verlos gratuitamente online.

La producción cinematográfica chilena, a nivel de películas y documentales, da señales de haber dado un salto notable, especialmente en el tratamiento de temas similares a la industria de cine peruana: la violencia política.

Según lo contó uno de los directores chilenos invitados aquí a UC Davis, el repunte de la industria del cine chileno dataría de mediados de los años 90, cuando se crea la primera Academia de Cine en ese país. El apoyo del Estado así como las negociaciones exitosas con las multisalas para exhibir las nuevas cintas ha generado gran expectativa por este ámbito, a lo cual el público ha tenido una respuesta favorable.

El primero es I love Pinochet (2001), dirigido por Marcela Said, y tiene como objetivo retratar al grupo de seguidores de Pinochet, especialmente en los años en que este estuvo detenido en Londres y su posterior liberación. Lo que llama la atención en el documental es que este no se centra en un solo grupo social, sino que mapea los diferentes grupos, como los populares. Las razones para apoyar al ex dictador son las que uno esperaría: que salvó al país del comunismo, que puso orden, que ahora Chile es una sociedad moderna, etc. Presten atención a lo que se enseña en la Academia Militar (’52).

Ver video completo aquí

La ciudad de los fotógrafos, por otro lado, se concentra en el grupo de periodistas que formó una asociación independiente y retrató la violencia que se desató contra la dictadura. Muchos de estos fotógrafos sufrieron la represión del gobierno e incluso murieron. El documental retrata el universo íntimo de estos personajes y sus vivencias durantes los difíciles años de la dictadura.

Ver video completo aquí

Sobre el imaginario colectivo y la percepción de Pinochet en los sistemas de representación, recomiendo el excelente artículo de Michael Lazzara (UC Davis): Polyphonic Memories: Pinochet’s Dictatorship in the Collective Imagination (Descargar aquí)

Leer más
1 2