Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 10

Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 11
Peru Archives - Page 3 of 5 - Historia Global Online

Tag Archives: Peru

Especiales Historiadores

Pronunciamiento de historiadores frente al retorno del fujimorismo

A la opinión pública:

En los próximos días, nuestro país enfrentará un momento crucial. Como ciudadanos, tendremos que elegir a un nuevo gobernante entre dos opciones. Una de ellas es la Sra. Keiko Fujimori, cuyo entorno es el mismo que dirigió al país en la década de 1990 bajo la jefatura de su padre, Alberto Fujimori, actualmente en prisión por delitos de corrupción y crímenes de lesa humanidad.

Frente a esta circunstancia, los historiadores e historiadoras abajo firmantes expresamos nuestro más enérgico rechazo hacia el proyecto político que ella y su organización representan. El fujimorismo fue el responsable de la destrucción de la institucionalidad democrática y la formación de la mayor red de corrupción de nuestra historia, de cuyos efectos el país ha buscado recuperarse en la última década.

Por ello, en tanto estudiosos de nuestro pasado y promotores de la vigencia de la memoria histórica de nuestra nación, instamos a la ciudadanía a no olvidar el legado antidemocrático y corrupto del fujimorismo. Recordar la historia a veces nos puede resultar desagradable, pero es la única manera de ser conscientes de que hay errores que no podemos repetir para poder construir un presente digno y un futuro con esperanza.

Por medio de este documento queremos dejar constancia de nuestro compromiso, sea cual fuere el resultado de las elecciones, de defender el Estado de derecho, los valores democráticos y el pleno respeto a los derechos humanos. De igual manera, nos mantendremos vigilantes para garantizar la independencia de la investigación histórica, única forma de evitar la manipulación del discurso histórico con fines políticos.

Lima, 26 de mayo de 2011

In the coming few days, Peru faces a crucial conjuncture. As citizens, we will choose a new government from among two options. One of these options is Ms Keiko Fujimori, whose entourage also governed the country in the 1990s under the leadership of her father, Alberto Fujimori. Mr Fujimori is in prison serving a sentence for corruption and human rights abuses.

Faced with this situation, the undersigned historians wish to make public our strong rejection of the political project that Ms Fujimori and her organization represent. Fujimorismo was responsible for the destruction of democratic institutions and for the establishment of the largest corruption network in our history. The consequences of these developments are still felt in the country.

For this reason, as students of our past and as promoters of the relevance of the historical memory of our country, we urge Peruvians to not forget the antidemocratic and corrupt legacy of fujimorismo. To confront our history can be uncomfortable, but we must do so in order to understand the mistakes of the past that we cannot afford to repeat if we are to build a dignified present and a future based on hope.

This document bears witness to our commitment to defend the rule of law, democratic principles, and human rights, whatever the outcome of the election. We also undertake to remain vigilant in order to guarantee the independence of historical research, which is the only way to avoid the manipulation of historical discourse for political ends.

Lima, May 26th, 2011

Carlos Aguirre, University of Oregon, Eugene, DNI 09068961
Susana Aldana, DNI 07819447
Cristóbal Aljovín de Losada, Pontificia Universidad Católica del Perú
Fernando Armas Asín, DNI15355225
Betford Betalleluz, Universidad Antonio Ruiz de Montoya
Christian Camarena, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 41559361
Jesús Cosamalón, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 08023897
Marcos Cueto, DNI 10265401
Marco Curatola, Pontificia Universidad Católica del Perú
Nicanor Domínguez, Boise State University, Idaho, DNI 08761340
Paulo Drinot, University of London, DNI 06522303
Alan Durston, York University
Lydia Fossa, DNI 08192239
Jefrey Gamarra, Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga
Paul Gootenberg, Stony Brook University, New York
Peter Gose, Carleton University – Canadá
Greg Grandin, New York University
Karen Graubart, University of Notre Dame
Laura Gutiérrez, Archivo Arzobispal de Lima, DNI 07305738
Jaymie Patricia Heilman, Universidad de Alberta – Canadá
Iván Hinojosa, Pontificia Universidad Católica del Perú
Peter Klarén, George Washington University
Ana María Lorandi, Universidad de Buenos Aires, DNI 2312109
Pablo F. Luna, Université Paris Sorbonne, DNI 06519231
Hector Maldonado, American Historical Association DNI 09593669
María Emma Mannarelli, Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Nelson Manrique Gálvez, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 07779676
Sara Mateos FM CE000306897
Carmen McEvoy, University of the South, Sewanee, DNI 25681089
Michelle McKinley, University of Oregon School of Law
Cecilia Méndez, University of California, Santa Barbara, DNI 087-99664
Cynthia Milton, Université de Montréal
Augusto Ortiz de Zevallos, Universidad de Londres, DNI 10544624
Rachel Sarah O’Toole, University of California, Irvine
Alfonso Quiroz, Baruch College and Graduate Center, City University of New York
Francisco Quiroz, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 25505843
Gabriela Ramos, University of Cambridge, DNI 08201269
Gerardo Rénique, City College of the City University of New York, DNI 06350465
Alejandro Reyes, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 08605854
José Luis Rénique, Lehmann College, City University of New York, DNI 06379628
Claudia Rosas Lauro, Pontificia Universidad Católica del Perú, 09869770
Karen Spalding, Universidad de Connecticut
Natalia Sobrevilla Perea, University of Kent, DNI 09339931
Rafael Varón, DNI 07761774
Imelda Vega Centeno, 07182076
Teresa Vergara Ormeño Pontificia Universidad Católica del Perú/Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 07936025
Charles Walker, University of California, Davis 213213059
Barbara Weinstein, New York University
Pablo Whipple Morán, Pontificia Universidad Católica de Chile
Antonio Zapata, Pontificia Universidad Católica del Perú
Carlos Aburto, Instituto Superior de Estudios Teológicos Juan XXIII, DNI 07756818
Gabriela Adrianzén, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 42679412
Roisida Aguilar, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 23935505
Roel Alonzo Torres, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 10723476
Patricio Alvarado Luna, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 71236875
Yoni Amanqui Tacar, Universidad Nacional San Agustín de Arequipa, DNI 42679412
Víctor Arrambide, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 40397390
Maribel Arrelucea, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 09717169
Alfredo Ávila, Universidad Nacional Autónoma de México
Jorge Bedregal La Vera, Universidad Nacional San Agustín de Arequipa, DNI 29539030
Yanina Blanco, Asociación Cultural Hataryllaqta – Universidad Nacional Federico Villarreal
Jelke Boesten, University of Leeds
Ernesto Bohoslavsky, Universidad Nacional de General Sarmiento, Argentina, DNI 24136006
Elena Botton Becerra, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI  42321207
Jorge Bracamonte, DNI 06408853
Constanza Calamera, C.E. 000029451
Fernando Calderón, DNI 40396503
Andrea Valentina Calderón, Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, DNI 45575863
Juan Carlos Callirgos, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 08769170
Alonso Campos, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 45457339
Jorge Cárdenas Arana, Universidad San Martín de Porres, DNI 70275722
Gerardo Castillo, Pontificia Universidad Católica del Perú, DIN 07976242
Cristián Castro García, University of California, Davis
Rocío Córdova, Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, DNI 40982402
Miguel Costa Vigo, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 09877239
Steve Cote, University of California, Davis
Yeidd Alonso Chávez Huapaya, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 10762808
Luis Chávez Lara, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 42920615
Bartholomew Dean, University of Kansas
Alejandro Del Río
Erick Devoto, Universidad de Lima, DNI 06802491
Carla Di Franco, DNI 40003505
Ana María Escudero, DNI 07885137
Juan Manuel Espinoza, Pontificia Universidad Católica del Perú
Juan Miguel Espinoza, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 45556767
Julia Famularo, Georgetown University
Karina Fernández, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 40516295
Guillermo Fernández Ramos, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 44544365
Román Flores, Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), DNI 10587205
Juan Fonseca, Universidad Bíblica Latinoamericana, DNI 09759298
David Franco, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 43099159
Marcos Garfias Dávila, Instituto de Estudios Peruanos, DNI 10341811
Milton Godoy Orellana, Universidad Academia de Humanismo Cristiano – Chile
Edwin Gonzales, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 42420892
Carla Granados, Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Ricardo Guerrero, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 40840241
Francisco Hernández Astete, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 07865911
Juan Carlos Hidalgo Mantilla, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 42743883
Renzo Honores, DNI 32109032
Edwin Huancahuari Carrasco, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 41942154
Gisela Hurtado, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, DNI 09673972
Daniel Iglesias, Université Paris Diderot-SEDET
José Luis Igue, University of California, Santa Barbara, DNI 41541782
Jeanett Joyo, DNI 10249254
Milagros Lazo Castro, Université Paris 1 Panthéon-Sorbonne, DNI 44908219
Juan Carlos La Serna, Universidad de Lima, DNI 40814681
Linda Lema, DNI 0866625
David Ricardo Antonio Leyva Jiménez, DNI 10799315
Beatriz Margarita Leal, Pontificia Universidad Católica de Chile
Adrián Lerner, Instituto de Estudios Peruanos, DNI 43810632
Deisy Lévano, Universidad Nacional Federico Villareal, DNI 40872785
David Ricardo Antonio Leyva Jiménez, DNI 10799315
Álex Loayza, El Colegio de México, DNI 09872234
Álvaro Macchiavello, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 40446610
Christian Maldonado, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 09652577
María Paula Maraví, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI: 06803197
Lawrence W. McMahon, Georgetown University
Victor Maqque, Universidad de Notre Dame, EEUU. DNI 01332195
Francisco Medina Chávez, DNI 18011423
Javier Medina Landeo, DNI 21557800
Jaime Menacho, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 40219932
Michael Mendieta, Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes, DNI 06802188
Mario Meza, El Colegio de México, DNI 10156242
Jorge Moreno Matos, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 06633042
Martín Muñoz, DNI 45293586
Carolina Murga, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 41871349
Valeria Neves, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 40960324
Nicolás Ocaranza, École des Hautes Études en Sciences Sociales – París
Pablo Ortemberg, Argentina, Documento de Identidad 24127084
Hugo Palomino, DNI 28315837
Shirley K. Pazos Bashualdo, DNI 42279172
Juan Paulo Palacios, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 43373808
Richard Pardo, Universidad Nacional Federico Villareal, DNI45566787
Liliana Peñaherrera Sanchez, DNI 06645507
Nelson Pereyra, Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga
Alex Pimentel, DNI 42229326
Carlos Pongo, DNI 06484035
Ana Raquel Portugal, UNESP – Sao Paulo
Javier Puente Valdivia, Georgetown University, DNI 41517435
Rosa Pulido, Pontificia Universidad Católica de Chile
Enver Quinteros, Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, DNI 09849503
José Ragas, University of California, Davis DNI 10587115
Monica Ricketts, Temple University
María Rodríguez Jaime, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 40936897
Milagros Rodríguez, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 422758887
Roxana Rodríguez-Cadilla, DNI 09673363
José Luis Rodríguez, Universidad Nacional Federico Villareal, DNI 46026471
Isaías Rojas-Pérez, Rutgers University
Juan Pablo Ronco Castillo, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 42814481
Eligio Ronceros, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 08136995
William San Martín, University of California, Davis
Bernard Schleien, Southwestern University
Álvaro Sialer, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 40036965
Matteo Stiglich, University of California, Berkeley, 41276815
Raúl Silva, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 10195815
Luis Tello, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 08203899
Juan José Torre, DNI 10734811
Daniela Torres-Torreti, University of California, Davis
Nicola Torriti Zolezzi, DNI 40960583
Gerardo Trillo, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 41471119
Vladimir Uñapillco Champi, DNI 41236561
Jorge Valdez Morgan, Pontificia Universidad Católica del Perú DNI 40087220
Odalis Valladares, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 41124033
Marylin Vásquez Gonzales, Escuela de Periodismo Jaime Bausate y Mesa, DNI 45941764
David Velásquez Silva, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 40852804
Héctor Velásquez, DNI 06994867
Pedro Vera, Pontificia Universidad Católica del Perú, DNI 42432438
Elver Vergara, Asociación Cultural Hataryllaqta – Universidad Nacional Federico Villareal
Carlos Villanueva, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, DNI 09348784
Rubén Villasante
Agradecemos también a aquellos colegas que por razones personales y profesionales no pueden adherirse públicamente al presente pronunciamiento pero que nos han hecho llegar su apoyo y solidaridad
Envía tu adhesión a fonsecajuan35@gmail.com
Actualizado al 28 de mayo de 2011
Leer más
Especiales

Pánicos electorales, candidatos ‘anti-sistema’ y gobernabilidad (1870-2000)

Ahora que debemos volver a las urnas para decidir quiénes van a gobernar por los siguientes cinco años, una mirada al pasado nos puede permitir extraer algunas lecciones que permitan reflexionar en la importancia de nuestro voto. Si bien, como se sabe, se realizan elecciones en nuestro país desde hace doscientos años, quisiera llamar la atención en torno a algunos factores recurrentes en épocas recientes.

Quizás el más importante sea el ‘miedo’ presente en las campañas electorales, el cual ha sido utilizado contra aquellos candidatos de perfil reformista que proponían un cambio estructural de los modelos políticos y económicos vigentes. Para sus opositores, dichos candidatos, de llegar al poder, traerían abajo el establishment, provocando caos y crisis en el país.

Leer más
Historia Digital

Del legajo a la web. Una propuesta de digitalización de los archivos públicos

La noticia del robo masivo de documentos provenientes de archivos y bibliotecas públicas peruanas no es nueva, lamentablemente. Se suma a una larga cadena de hechos que se han venido conociendo desde por lo menos el año 2009 y que parece no tener fin. Lo paradójico del asunto es que este robo y venta en el extranjero se ha venido produciendo de modo paralelo a las campañas de retorno de patrimonio del exterior, como ocurrió con la repatriación de libros y documentos que Chile tenía en sus archivos luego del conflicto de 1879.

Lo que viene a continuación son algunas ideas que he venido recopilando desde hace algún tiempo y que han sido afinadas gracias a los comentarios de quienes participaron en un debate en facebook que hemos venido sosteniendo estos últimos días a propósito de ofrecer medidas concretas para detener el tráfico de documentos. Para abrir la discusión sobre este tema, he glosado las principales ventajas y mitos con los que podríamos encontrarnos en esta tarea así como sugerencias complementarias para que la labor de digitalización se integre a una política de protección, preservación y difusión del patrimonio documental.

Hasta donde tengo entendido, el Archivo General de la Nación es uno de las pocas instituciones que ha hecho pública su voluntad de incorporar la digitalización como herramienta de preservación. Y para predicar con el ejemplo, ha hecho pública la Colección Manuel Pardo, la misma que puede ser consultada, leída y descargada aquí. Otro archivo que está pensando a futuro en la digitalización es el Archivo Histórico de la Municipalidad de Lima, que guarda verdaderas joyas. El Instituto Riva-Agüero tuvo un rol pionero en esta tarea, al ofrecer un CD con imágenes de su impresionante archivo fotográfico.

Preservación, digitalización y difusión del patrimonio documental deben ir de la mano. No es una tarea a corto plazo, pero puede ser incorporada como parte de los proyectos que tenemos para el Bicentenario. Sería algo significativo que para el 2021 una parte de nuestros archivos y bibliotecas puedan ser compartidos con el resto del mundo por medio de la web.
 

Ventajas de la digitalización de documentos

Democratiza el acceso a la información. Se trata de una de las más importantes, y que en la era del internet (no diré del Wikileaks) es casi el equivalente a un derecho humano. Con la digitalización se hace más factible que las personas puedan conocer su pasado y tener acceso a los documentos que lo sostienen. Naturalmente, eso también significa un reposicionamiento del rol de los historiadores, quienes ya no son más el único enlace entre los documentos y la sociedad.

Reduce el papel de las mafias. La digitalización desincentiva el tráfico de documentos de tres maneras en particular. En primer lugar, al digitalizar se obliga a actualizar el catálogo e inventario de documentos, que es uno de los puntos en que estas mafias se basan para poder sacar documentos sin que nadie se percate de la ausencia de los mismos. En segundo lugar, rompe el monopolio que algunos funcionarios e investigadores suelen ejercer sobre los documentos, al considerarlos patrimonio personal y no público. Finalmente, al hacerse pública la información se rearticula el sentido del documento en sí, y se quiebra la fórmula “información más soporte”, ya que ahora la información es pública y el soporte en sí es secundario.
 

Mitos sobre la digitalización de documentos

La digitalización no es solo un proceso técnico de conversión de un documento de un soporte a otro sino que implica romper con toda una cultura de veneración al papel viejo y canalizarla, con respeto hacia quienes mantienen el gusto por el papel, hacia las ventajas que las modernas tecnologías ofrecen.

Fin de la cultura del papel. En esta época de Kindle, pdf, google books y demás seguimos pensando que el papel es la única forma en que se pueden preservar los documentos escritos. No se trata de una batalla sencilla, pero hay que comenzar a promoverla. A nuestro favor tenemos que las siguientes generaciones estarán más dispuestas no solo mental sino genéticamente para leer en pantalla lo que nosotros leemos aun en un soporte como el papel. Precisamente, la digitalización va a permitir una menor manipulación de los documentos originales y su difusión a un público que va a poder disfrutar de los mismos sin dañarlos.

La “pérdida de ingresos” para los archivos. Para nadie es un secreto que los archivos no cuentan con un presupuesto que les permita no solo pensar a futuro en tecnificar y modernizar sus servicios sino en enfrentar en ocasiones el día-a-día. Una manera de compensar los magros ingresos ha sido por el cobro a nuevos usuarios y los servicios de reproducción que se ofrecen. Las tasas han ido variando con el correr de los años y según el lugar donde uno desee obtener una reproducción en papel o digital de un documento, lo cual se ha convertido en una pesadilla en ocasiones. Hasta hace algún tiempo (no sé si seguirá así) se cobraba por tan solo “introducir” una cámara fotográfica en la Biblioteca Nacional del Perú. Cada toma se cobraba aparte, por supuesto. Frente a medidas “proteccionistas” hay que pensar que se pueden incrementar los ingresos no solo con las copias de los documentos ya digitalizados de quienes se encuentren en la ciudad sino de quienes puedan hacer pedidos desde el extranjero. Un precio bajo de copias incrementará el volumen de documentos digitalizados que se soliciten desde dentro y fuera del país. Existen archivos, como el AGI de Sevilla, que combina el servicio de copias previamente digitalizadas con la venta de microfilmes. Además, al facilitar la reproducción de documentos, cada usuario se convierte en un depositario de la información, haciendo viable la circulación de la misma y evitando que esta se pierda de manera irremediable. 

La digitalización significa el fin de los archivos al desincentivar la consulta directa de los mismos. Desde que se inició el proceso de digitalización de archivos públicos a fines de los años 1990, no he escuchado que eso haya ocurrido en alguna parte del mundo. Si la digitalización implica que la gente va a estar en sus casas leyendo documentos y ordenándolos con un click, entonces ya habrían desaparecido el AGI de Sevilla y los de Sao Paulo, que comenzaron este proceso. Todo lo contrario, la digitalización ofrece una muestra de lo que un archivo guarda, y no reemplaza la visita y consulta de fondos en el archivo físico. Además, el que más investigadores sepan qué documentos hay digitalizados, ya sea gratuitamente o previo pago, les facilita su investigación y pueden organizar mejor sus recursos. En cierta forma, la inserción de los archivos y bibliotecas públicas en la red de instituciones que cuentan con documentos digitalizados, puede incrementar el flujo de investigadores extranjeros, con los beneficios que ello trae: más turismo, contratación de jóvenes investigadores locales, contacto con los pares peruanos, etc.
 

Algunas propuestas que deben acompañar la digitalización de documentos

Sería un enorme error creer que la modernización de los archivos mediante la digitalización va a significar el fin inmediato de quienes trafican con documentos o la pérdida de estos. La digitalización debe ser complementada con algunas medidas que señalo a continuación:

Penas efectivas para quienes trafican con documentos. El Ministerio de Cultura no solo debe pedir que las penas se endurezcan. Como lo señala Alicia del Águila en el debate en facebook, si no se hace efectiva la sanción contra los que roban el patrimonio, la digitalización solo será un proceso sin el efecto buscado.

Incorporar cursos de historia digital y digitalización en universidades y lugares donde se formen archiveros, bibliotecarios e historiadores. La Escuela Nacional de Archiveros podría dar el primer paso, o el Archivo General de la Nación, ofreciendo primero pequeños talleres que luego permitan la creación de cursos abiertos al público. La ausencia de personal con información actualizada lleva a que se tenga temor ante la digitalización o el sobrecosto al creer que se tiene que “importar” conocimiento o contratar empresas extranjeras.

Incentivar en el público la importancia del patrimonio documental. Y aquí sí va un jalón de orejas para quienes nos dedicamos al estudio del pasado. Por años nos hemos considerado los únicos intermediarios entre los documentos y la opinión pública, de modo que estos se han mantenido alejados y sin conocer lo importante que es para todos preservar y tener acceso a esta información. Una mejor campaña de difusión por parte de archivos, bibliotecas, profesionales especializados en la preservación de documentos e investigación del pasado permitirá incorporar no solo al público sino al sector privado y convencerlo de lo importante que es financiar la digitalización de documentos.

Pedir que los archivos y bibliotecas tengan sus propios catálogos unificados. No es tan fácil como suena, debido a los escasos recursos con que cuentan algunos de estos, sobre todo en el interior, pero es algo que debemos comenzar a hacer pensando en el futuro del patrimonio. Estoy seguro que los archiveros y bibliotecarios están al tanto de la situación y tienen las mejores intenciones de actualizar los inventarios y unificarlos, de modo que no tengamos ficheros, catálogos impresos y catálogos en web que no coinciden.

Hacer públicos los catálogos de los archivos y bibliotecas. Si bien ponerlos en una base de datos o un buscador es útil, no es lo mismo que tener el organigrama de cómo están organizados los documentos o de las secciones que guarda un archivo o biblioteca. De esta manera se podrá ejercer una suerte de fiscalización permanente y espontánea al confrontar lo que se tiene en archivo con los materiales que consultamos.

Y esto debe llevar también a pedir el inventario no solo de los documentos históricos que están en los archivos y bibliotecas públicos sino en las diversas dependencias del Estado, como ministerios, organismos dependientes y municipalidades. Una manera de comenzar esta labor de poner a disposición de la ciudadanía su memoria histórica podría ser a partir de iniciativas locales, en coordinación con los municipios.

Al final, se trata de un esfuerzo colectivo, que no tiene sentido si no nos involucramos en la tarea de conservar nuestro patrimonio documental. Toda sugerencia en esta tarea es más que bienvenida.
 

Ejemplos de archivos o colecciones digitalizados y de acceso gratuito

EuroDocs. Ofrece una lista de países europeos que tienen archivos con documentos digitalizados o transcritos y disponibles por internet.

El sistema británico de archivos acaba de lanzar una interesante iniciativa. Ha colgado en su página de Flickr una colección de más de diez mil fotografías sobre África desde 1860 y ha pedido a la ciudadanía que colabore a identificar a las personas que aparecen en las imágenes.

Bueno, los brasileños nos llevan aproximadamente dos siglos de ventaja en lo de hacer públicos sus archivos. Al debate que se viene produciendo sobre los archivos de ese país y el acceso al material de los años de la dictadura, hay que agregar que el diario Folha ha puesto a libre disposición noventa años de su archivo.

Y si eso no los convence, creo que esto lo hará. Google ha digitalizado más de tres mil periódicos, desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Y sí, son gratuitos.
 

Enlaces recomendados

Celso Gonzales Cam. La Importancia de la digitalización de archivos para la biblioteca (2007) (pdf).

Carlos Aguirre y Javier Villa-Flores. Dossier sobre Archivos, Poder e Historia en América Latina.

¿Y dónde está el archivo? (HGol, enero de 2010)

Por la memoria histórica. Manifiesto en defensa de nuestro patrimonio documental (HGol, agosto de 2009) 

¿A quién le importan los archivos? (HGol, agosto de 2009)

Créditos: la imagen de cabecera proviene de aquí.

Leer más
Especiales

La migración Perú-Chile, siglos XVI-XXI. Una propuesta de investigación (primera parte)

Leo con sorpresa, y con agrado, que Santiago de Chile acaba de ser elegido destino turístico número 1 según el New York Times (1). Pero leo también con aun mayor sorpresa –y ni qué decir con mayor agrado– que entre los criterios que se han considerado para darle el reconocimiento a la capital austral está el de la comida. Mejor dicho, los restaurantes. Y no cualquier tipo de restaurantes. En un reciente artículo, Alfredo Jocelyn-Holt enfatiza que es la proliferación de restaurantes peruanos lo que ha permitido darle un toque distintivo a la ciudad, ya que ha incentivado el desarrollo del estilo ‘novo-Andina cuisine.’ (2)

Que la gastronomía peruana haya encontrado en el espacio chileno un nicho adecuado no es algo que deba sorprendernos. Después de todo, el intercambio cultural entre ambos países ha sido el más estrecho que dos naciones de la región han podido tener. Poniendo aparte los temas políticos y jurídicos que son los que aparecen en los medios, me interesa explorar la ‘otra’ historia de las relaciones entre Perú y Chile, en particular la referida a la migración peruano-chilena en la larga duración y sus implicancias.

Así, la reciente ola de migración de peruanos a Chile, y en particular, a Santiago de Chile, no es sino parte de un largo ciclo de desplazamientos desde el área andina al país del sur y que tiene sus raíces en la época colonial. Del mismo modo, el tráfico de personas que han cruzado la frontera ha ido en ambas direcciones, desde el siglo XVI hasta el presente: burócratas, trabajadores, exiliados, escritores, artistas, turistas, aventureros… Todos ellos han configurado un circuito de ideas y productos que han creado un canal de comunicación, el cual se ha mantenido vigente y al margen de las disputas o roces diplomáticos por los motivos que ya todos conocemos.

Habría que mencionar además, que la migración entre ambos países no está determinada únicamente por los flujos económicos o los periodos de bonanza y/o crisis. Un factor que ha incrementado este tráfico ha sido el político. A partir de las guerras de Independencia, por lo menos, los viajes de un puerto a otro fueron cediendo a los viajes por tierra en busca de refugio o mejores oportunidades. Desde los burócratas que se movilizaban para aceptar un nuevo puesto administrativo, hasta el caso extremo de los exiliados, la cultura política latinoamericana se ha nutrido de estos desplazamientos, que podemos identificar en momentos claves, los cuales desarrollaré la próxima semana.
  
Referencias

1. Alfredo Jocelyn-Holt. ‘Santiago top‘. Ciudad de las Ideas (29 de enero de 2011). Leer aquí

2. ‘The 41 Places to Go’. The New York Times (January 7, 2011). Leer aquí  

Créditos

La imagen de la cabecera proviene de aquí

Leer más
Especiales

Parlamento, población andina y racismo en el Perú, 1810-2010

La designación de Hilaria Supa como presidenta de la Comisión de Educación ha despertado una serie de críticas, donde la mayoría de estas ha puesto énfasis en la condición de “analfabeta” de Supa y de cómo esto le va a impedir (aun antes de haber asumido el cargo) desempeñar un correcto desempeño en la tarea que le han encomendado.

De por sí, se trata de un lamentable episodio de discriminación contra una parlamentaria elegida en votación y cuyo origen es andino. Supa ya había sido víctima de un ataque anterior por su condición de quechuahablante, esta vez proveniente del diario Correo y de su director Aldo Mariátegui, quien de un modo lamentable se burlaba de la parlamentaria y de sus anteriores actividades laborales, la cual incluía haber trabajado como empleada del hogar.

En aquella oportunidad, el Congreso reaccionó rápidamente y ofreció un desagravio a Supa a la vez que rechazó el contenido propalado por Mariátegui y su periódico, el cual trató de maquillar una humillación bajo una fachada de exigencia de un mejor nivel académico de los congresistas.

Las críticas contra Supa por su futuro rol en la Comisión de Educación me permiten explorar la tensa y ambigua relación que ha tenido el Parlamento peruano en sus dos siglos de existencia con la población andina, no solo como población a la que representó y representa sino como espacio político en el que participaron parlamentarios quechuahablantes. Mientras en la primera parte trato de establecer algunos aspectos de esta relación, en la segunda me intereso más por las reacciones de la población limeña frente a estos parlamentarios andinos, reacciones que -valgan verdades- no difieren mucho de las que hemos leído en los últimos días.

Leer más
1 2 3 4 5