Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 10

Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 11
protesta Archives - Historia Global Online

Tag Archives: protesta

Especiales

Conga no va. Protesta y cultura popular en el Perú (2012)

Así como ocurrió en las protestas de los diferentes movimientos Occupy, la Primavera Árabe y las actuales marchas contra las medidas de ajuste económico tomadas en Europa, la cultura popular ha cumplido un rol fundamental en brindar una visión alternativa a los medios en las protestas a favor y en contra del proyecto minero que afecta a la provincia de Celendín (Cajamarca, Perú).

Lo que viene a continuación es una muy pequeña muestra de las diversas formas de protestar que han circulado. La riqueza de este material es impresionante: desde caricaturas, marchas, muñecos, slogans, canciones, versos.  Ojalá que alguien pueda recoger y documentar estos documentos, que van a ser importantes para entender una coyuntura muy compleja como la que estamos viviendo en estos momentos.

De todas estas variantes, rescato dos en particular. De un lado, la que reactualiza el escudo nacional y adaptan los símbolos originales  (la llama, la quina y la cornucopia), para llamar la atención sobre el efecto que la explotación indiscriminada de estos recursos traerá a los ciudadanos. De otro, las surgidas por las pintas en la estatua de San Martín y que provocaron (en mi opinión) una destemplada respuesta de quienes se preocupaban más por un monumento que en las muertes ocurridas hasta ahora (se estima que quince). Lo interesante es la recordación positiva que ha tenido San Martín en los versos y diseños gráficos luego de las pintas.

Aceptémoslo: aun con toda la parafernalia del Bicentenario que se aproxima, nadie se acordaba del Libertador hasta que pintaron su monumento. Aunque no se justifica lo que le hicieron al monumento, indirectamente ello permitió reconectar la situación concreta y actual de represión con la promesa republicana de nuestros padres fundadores de basar el crecimiento del país en la igualdad y la libertad de sus ciudadanos. De todos, no solo los de Lima.

Si desean colaborar en esta recopilación, pueden enviar información a mi correo: jragas@ucdavis.edu

Leer más
Especiales Historiadores

Protesta estudiantil, desobediencia civil y represión policial en UC Davis

Ari Kelman y Eric Rauchway, profesores del Departamento de Historia de University of California, Davis (EEUU) y especialistas en historia de Estados Unidos, han escrito una nota (“Bad”) en su blog The Edge of the American West, en la que contextualizan la protesta contra el alza de los derechos de matrícula que se viene desarrollando en la UC Davis y condenan la actitud de la policía y las autoridades que dirigen la universidad.

He traducido parte del post, en la cual los autores insertan la dinámica entre manifestantes y represores dentro de una tradición más amplia de desobediencia civil y formas no violentas de resistencia al sistema que vienen desde la lucha por los derechos civiles en los años 1960s.

Bad

(…) Lo que hay que destacar aquí no es tanto el error en la excesiva precaución como en el pecado de la ignorancia. La violencia no es una respuesta efectiva a una protesta no violenta, sino una forma de avivar la chispa en medio del descontento colectivo. Quienes enseñamos la historia de los Estados Unidos en los años 1960s sabemos esto: Martin Luther King Jr así como otros líderes del movimiento por los Derechos Civiles entendieron cómo capitalizar y aprovechar la estupidez de las fuerzas policiales a las que se enfrentaban de manera no violenta. Eugene “Bull” Connor, jefe de la policía de Birmingham, acostumbraba echar agua por medio de mangueras y lanzar perros policías contra los manifestantes no violentos; Jim Clark, el sheriff de Selma, usaba gas lacrimógeno y garrotes (“billy clubs”). Conocemos sus nombres, y estos no pueden ser desligados de las grandes victorias del Movimiento por los Derechos Civiles pues ayudaron a crear las imágenes que sacudieron al mundo y promovieron el cambio en Estados Unidos.

Leer más
Especiales

Muñecos vudú y cultura política en el Perú

La aparición de muñecos “vudú” con los rostros de reconocidos políticos habría provocado el enojo y consiguiente indignación del diario Correo, quien se refiere a estos objetos como “insultantes” y de mal gusto”. El objetivo de estos muñecos, según sus creadores, no puede ser más explícito:

“Objeto político-educativo antiestrés con carácter de ‘¡Toma mierda por lo que me has hecho!’. El objetivo ritual de este acto consiste en concentrar toda la energía acumulada durante todos estos años de sufrimiento, robo, corrupción, narcotráfico, homicidios, pendejada, tráfico de armas, empobrecimiento sistemático, chuponeo, sinvergüencería y demás faenones del caso, y en ejercer la justicia negada clavando alfiler por alfiler en el cuerpo de cada uno de estos miserables”.

En realidad, estos muñecos son solo parte de una larga línea de prácticas y estrategias de la población para protestar contra sus autoridades. Las manifestaciones y protestas ofrecen un rico archivo cultural de estas prácticas, al igual que otros elementos, como las caricaturas, las imitaciones, los chistes que circulan en diversos espacios, desde programas de entretenimiento hasta el humor callejero. Lamentablemente, muy pocas veces estamos dispuestos a apreciarlos y preferimos juzgar una marcha o movilización por la violencia que desata o establecer si los objetivos se cumplieron o no.

Precisamente, creo que un momento importante fue la movilización que se desarrolló contra el fujimorismo a fines de la década de 1990 y que congregó a una sociedad civil más activa y variada. Estas protestas apelaron principalmente al aspecto performativo que a la confrontación, aunque sí hubo también enfrentamientos con las fuerzas del orden. Así, desde los lavados de bandera hasta la Marcha de los Cuatro Suyos, hemos asistido al despliegue de una serie de manifestaciones que pocas veces han quedado registradas y que permiten entender la transformación de la cultura política nacional.

Leer más
Especiales

Breve historia del movimiento estudiantil chileno (1972-2011)

BREVE HISTORIA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CHILENO (1972-2011)

Ningún otro país de la región exhibe un cuerpo estudiantil históricamente tan perseverante en la protesta como medio de reclamo por una mejor educación que Chile. Las manifestaciones que se han venido desarrollando en diversas partes del país austral tienen como principal motivación la reforma estructural del sistema educativo público.

Algunos indicios apuntaban a que la educación se convertiría en un terreno explosivo: el recorte de las horas de Historia, por ejemplo, ocurrido meses atrás, indicaba el camino hacia una formación más pragmática y que responda a la lógica del mercado antes que a las personas mismas. Hace cinco años, en 2006, se había producido la “protesta de los pinguinos”, que llevó a las calles a los estudiantes de educación secundaria para reclamar una mejora de la educación pública así como un rol más activo por parte del Estado con este propósito. Y antes que ellos, otros estudiantes se habían expresado a inicios del siglo XX, pero fue en los años 1970 y 1980 cuando este movimiento adquirió un perfil más amplio, cuando se opuso a los intentos por implantar políticas educativas que consideraban nocivas a los alumnos. Una de las más sonadas fue la oposición al proyecto de la Escuela Nacional Unificada propuesta por el gobierno de Allende. En 1983 fueron los estudiantes secundarios quienes comenzaron la presión contra el Gobierno, a los que se sumaron los estudiantes universitarios que deseaban poner fin a la intervención militar en las aulas. También cabe mencionar, que al igual que en otros países bajo dictadura militar en los 1970s o como ocurrió en el Perú en las décadas de 1980 y 1990, los estudiantes chilenos sufrieron la represión y persecución que terminó con muchos de ellos en la cárcelo o asesinados.

Leer más
Especiales Historiadores

(Nuevos) Combates por la Historia

El título del libro no puede ser más provocador: ¡Basta de historias! La obsesión latinoamericana con el pasado y las doce claves del futuro (2010). Escrito por el periodista argentino Andrés Oppenheimer, en el mismo se plantea una idea tan simple como inquietante: “La obsesión latinoamericana con la historia nos está robando tiempo y energías para concentrarnos en el futuro” (p. 382). Es decir, dejemos de estudiar Historia para dedicarnos a algo más productivo: ciencias o ingeniería, en todo caso.
Las recientes celebraciones por los Bicentenarios y el uso político que algunos presidentes latinoamericanos buscaron sacar del mismo al ensalzar a los padres fundadores lleva al autor a considerar que nuestra lectura del pasado, a partir de este episodio en particular, es un obstáculo para obtener el tan ansiado desarrollo. No le falta razón en varios aspectos, como la necesidad de adaptarnos a un mercado competitivo, no confiar en los recursos naturales o establecer políticas educativas más adecuadas. Pero su planteamiento central es escalofriante, ya que promueve la formación masiva de técnicos sin un mayor conocimiento en otras áreas.

La mejor manera de contrarrestar un título como el del libro de Oppenheimer es con otro. En este caso, el de un libro de Lucien Febvre publicado en francés en 1952 y cuyo encabezado he tomado para esta nota. Me interesa llamar la atención sobre un discurso que se está instalando entre quienes manejan la política educativa. Este discurso plantea que las Humanidades, entre ellas la Historia, son áreas débiles y que pueden ser fácilmente suprimidas o manipuladas. Lejos de ser un fenómeno circunscrito a América Latina, es una tendencia mundial, que ha ganado espacio debido a la actual recesión económica como al auge de un pensamiento tecnócrata-neoliberal.

Esta arremetida contra la Historia adopta diversas formas, siendo algunas de ellas las intervenciones estatales en los textos escolares (Argentina, China, Corea del Sur, España, EEUU, Francia, Irak, Rusia), los recortes presupuestales a departamentos académicos (Gran Bretaña) o el incremento de horas a determinadas materias en perjuicio de las de Historia, tal como viene ocurriendo en Chile. Es en este país donde se viene desarrollado una intensa polémica que ha movilizado a historiadores (profesores y alumnos por igual), para reclamar al Gobierno por una medida que privilegia la educación técnica sobre la reflexión (el jueves pasado cerca de dos mil personas marcharon al Ministerio de Educación para entregar una carta que reflejaba su descontento por dicha medida). Los manifiestos públicos que han estado circulando por internet revelan cuán arraigada se encuentra la necesidad por mantener la enseñanza de la Historia en la ciudadanía chilena y por hacer de esta un ejercicio crítico de acercamiento al pasado común.

El que esto ocurra el mismo año de muchos de los Bicentenarios latinoamericanos nos pone en la incómoda situación de plantearnos una autocrítica como historiadores: ¿hemos logrado interesar a la gente por el estudio del pasado? Por lo visto, ya no basta con que proclamemos que el pasado es importante o que manifestemos a voz en cuello nuestra condición de especialistas en el mismo. Las reglas del juego han cambiado, por lo que necesitamos relacionarnos con otras disciplinas, aprender las nuevas tecnologías, conectar nuestros temas con problemáticas del presente e incorporar a los profesores de colegios y editores en nuestra tarea. Y necesitamos hacerlo con urgencia, ahora que la memoria y los DD.HH. han comenzado a ser reexaminados de acuerdo con intereses políticos para favorecer la impunidad y el olvido. De lo contrario, los jóvenes van a seguir confundiendo a Abimael Guzmán con el gerente de CLAE, Carlos Manrique, según lo reveló un reportaje televisivo emitido en diciembre del año pasado.

Esta nota apareció publicada originalmente en Puntoedu.

Enlaces relacionados

Para seguir el desarrollo de los eventos en torno a la protesta de los historiadores chilenos pueden acceder a los siguientes links:

El primer texto que circuló de manera masiva y pública sobre el tema fue esta Declaración de estudiantes, profesores e historiadores respecto de la reducción de horas de clases de Historia, que reunió más de ochocientas firmas de historiadores chilenos.

Se ha creado además el blog Historia y Reforma, que recopila información sobre la protesta y está en permanente actualización. Por facebook, recomiendo también el Grupo de Estudios Americanos.

Para tener una visión más amplia sobre la reforma educativa propuesta por el Gobierno de Sebastián Piñera, recomiendo el excelente blog Sala de Historia.

Fotos sobre las movilizaciones del 25 de noviembre aquí y del 02 de diciembre aquí.

Si son twitteros, recomiendo estas cuentas: Sala de Historia, Historia Lucha, Fernando Purcell, Pablo Whipple

Créditos: La foto de la cabecera viene de aquí.

Leer más