Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 10

Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 11
Eric Hobsbawm Archives - Historia Global Online

Tag Archives: Eric Hobsbawm

Historiadores

Fractured Times. Culture and Society in the 20th Century (2013), el nuevo libro de Eric Hobsbawm

01

Aun cuando sabíamos que el historiador británico se encontraba mal de salud y que sus 91 años escondían un dinamismo que nos hacía pensar que podía vivir por más tiempo, la muerte de Eric Hobsbawm en octubre de 2012 nos sorprendió como algo inesperado. Y la ausencia de Hobsbawm se comenzó a hacer más notoria ya que se trataba de un académico que no solo había expandido sino dinamitado las convenciones asociadas comúnmente a los profesionales del pasado que trabajan desde un ámbito académico.

En primer lugar, fue el historiador que más vigencia y alcance tuvo. Ningún otro historiador ha tenido una presencia tan amplia geográfica o temporal, y que haya sido leído indistintamente por el hombre de la calle o por un presidente como Lula, de Brasil, que recomendaba sus obras de manera entusiasta. Asimismo, Hobsbawm se mantuvo siempre en pleno ejercicio académico, no solo escribiendo sino dando entrevistas sobre temas de actualidad, aun cuando su movilidad física era limitada debido a su avanzada edad. En segundo lugar, la mirada amplia de Hobsbawm consideraba el pasado como una unidad integral de la experiencia humana, de la cual no podían excluirse ni la cultura ni otros fenómenos. Aun siendo marxista, Hobsbawm era lo bastante hábil para no reducir la historia a solo lo político y económico. Este interés por la cultura provenía de muy atrás, cuando fue crítico de jazz para la revista New Statesman, un gusto que se puede apreciar en obras como Age of Extremes, Uncommon PeopleThe Jazz Scene.

Ambas características, entre muchas otras que hicieron de él una de las figuras más importantes del siglo que terminó, vuelven a acompañarnos en Fractured Times. Culture and Society in the 20th Century (2013). Se trata de una colección de ensayos que Hobsbawm había dejados listos poco antes de morir y que ahora aparecen bajo la forma de libro. A juzgar por los adelantos que han aparecido en la web y las reseñas en la prensa, se trata de una de las mejores obras del historiador británico. Hemos traducido el “Prefacio” completo, que explica el propósito del libro y los ensayos que lo integran.

 

Leer más
Historiadores

Eric Hobsbawm, la crisis del capitalismo y la nueva Era de las Revoluciones

¡Él está de vuelta! clamaba el titular del Times de Londres en el otoño de 2008 a medida que las bolsas de valores colapsaban y los bancos quebraban. “Él”, era, por supuesto, Karl Marx, quien 160 años atrás había escrito sobre las recurrentes “crisis del capitalismo“. El presidente Sarkozy de Francia fue fotografiado leyendo a Marx, como lo señaló el ministro laborista británico Tristram Hunt, mientras que la versión alemana pronto se convirtió en un best seller en dicho país. Incluso el Papa Benedicto XVI alabó el “gran talento analítico” de Marx. Este es el punto en el cual Eric Hobsbawm acaba de publicar un nuevo libro con una llamada a la acción como título: How to Change the World (Cómo cambiar el mundo).

Hobsbawm, quien vive y trabaja en Londres a la edad de 94 años, es probablemente el más conocido y el mejor a nivel mundial de los historiadores marxistas. Su primer libro, Rebeldes Primitivos, aparecido en 1959, así como su segundo libro: La era de las revoluciones, 1789-1848 (1962) fueron ampliamente leídos no solo desde la izquierda pero por generaciones de estudiantes universitarios. El primero brinda un recuento difícil de olvidar de los “bandidos sociales” en los siglos XIX y XX en Italia y España, hombres a los que la ley consideraba como delincuentes pero que eran percibidos como héroes por sus comunidades. El segundo abordaba una mirada macro sobre la transformación social de Europa. Luego él prosiguió escribiendo una docena de vívidos y atractivos estudios sobre la política y la historia del mundo capitalista, haciendo de él uno de los más reconocidos íconos marxistas en el día de hoy.

Leer más
Historiadores

Arguedas y Hobsbawm: notas sobre un encuentro (Lima, 1962)

Arguedas y Hobsbawm: notas sobre un encuentro (Lima, 1962)

El encuentro ocurrió en 1962 y era la primera vez que Hobsbawm visitaba América del Sur como parte de una investigación sobre cambios en sociedades agrarias, especialmente en Cusco, sobre lo cual publicaría años después (1). Para ese entonces, Hobsbawm no era del todo desconocido en estas regiones, aunque aun predominaba la influencia de la historiografía francesa, pero ya se estaba produciendo un lento agotamiento de la misma, que haría que en los años setenta los cientistas sociales estuviesen abiertos a encontrar en la historiografía marxista británica esa preocupación por lo social que la tercera generación de los Annales no solo había perdido sino de la cual había renegado.

No conocemos mucho sobre las circunstancias de su encuentro, pero Arguedas parecía ser alguien idóneo para explicarle a Hobsbawm lo que estaba ocurriendo en los Andes, en un momento no precisamente tranquilo para el país. Una Junta Militar gobernaba el país y la agitación en el campo estaba comenzando a mostrar algunos síntomas de lo que serían los próximos años, con la toma de tierras y las guerrillas de 1965.

Leer más
Especiales

Marx is Back. La resurrección del marxismo (2008-2011)

Para alguien que se hizo famoso por ir en contra de la corriente y vaticinar la crisis del capitalismo cuando este se encontraba en su apogeo –y que murió esperando la estocada final al mismo que nunca se produjo– debería causarle gracia que sea una crisis, la que actualmente atravesamos, la responsable de reivindicar su imagen después de años en la sombra. Así, desde que esta crisis hizo su presencia de manera global, los economistas y especialistas se han vuelto hacia Karl Marx y han comenzado a leer con más atención no solo Das Kapital sino sus otros escritos, para darse cuenta de lo obvio: que el capitalismo se desarrolla a través de fases de apogeo y crisis, y que cada una de ellas puede alcanzar niveles violentos de prosperidad… y pobreza.
 

Best-sellers y cumpleaños feliz

La coincidencia entre los primeros síntomas de la crisis y los 190 años del nacimiento de Marx, permitió una reivindicación de su imagen y su legado. La caída del muro de Berlín y de los regímenes soviéticos y los controlados por la nomenclatura soviética fue una oportunidad no solo para desacreditar al comunismo sino al ideólogo que supuestamente estaba detrás del mismo. Citar a Karl Marx en los noventa, en medio de un neoliberalismo triunfante y un moderado crecimiento, era poco menos que una broma de mal gusto, lo mismo que proclamarse marxista o usar su terminología para advertir de los ritmos cíclicos y no lineales del capital.

En todo caso, 2008 fue celebrado en su país natal y en la ciudad que lleva su nombre: Karl Marx Stadt, una localidad bautizada así en 1953 por la República Democrática Alemana. Una escultura de más de trece metros y que representa el rostro del ideólogo alemán, estaba lista para ser inaugurado en junio de 2008. Pero no fue la única señal de reaparición de Marx o del marxismo. Desde entonces hasta el día de hoy, el marxismo ha vuelto al debate público. Pero a diferencia de los años sesenta y setenta, cuando era leído de manera catequística por la mayoría de quienes buscaban alternativas al capitalismo o su inevitable caída, en la actualidad se ha procedido a un ejercicio más abierto de interpretación de Marx.

Ese mismo año (2008) se registró un notable incremento en la compra de Das Kapital en Alemania. De acuerdo a una casa editorial que publicó la obra, tan solo en 2008 había vendido 1.500 ejemplares, cuando en un año normal la venta alcanza las 200 copias. Otros reportes indican que las ventas se incrementaron en 300%. Como se señala en este reportaje, es probable que el grueso de los nuevos lectores contemporáneos sea la nueva generación post-caída del muro, que no tiene tanta resistencia a Marx como sus padres o abuelos. Pero entre los lectores encontramos también a algunos conocidos. El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, fue fotografiado leyendo Das Kapital. Asimismo, el ministro de Economía alemán dijo entonces que ‘algunas partes del libro no le parecían tan malas’ mientras que el Papa Benedicto XVI alabó su ‘talento analítico’.


 

Difusión y marxismo popular

Dos pensadores con amplia aceptación como Slavoj Zizek y David Harvey han hecho Das Kapital más accesible a un público mayoritariamente joven y atraídos por quien era un autor proscrito hasta no hace mucho. Ya sea por medio de conferencias, posts, videos o libros, ambos han contribuido a poner al marxismo en el centro del debate y aplicarlo a situaciones incluso de la vida cotidiana. Para quienes han buscado una línea más clásica del marxismo, Harvey ha preparado una guía de lectura a Das Kapital, que ha servido de introducción a muchos nuevos lectores (A todo esto, ¿alguien seguirá leyendo a Marta Harnecker?). Pero quien ha ofrecido una versión pop más abierta y sugerente es Zizek. Aunque es difícil resumir su aporte aquí, valga mencionar su análisis del capitalismo y su crítica al mismo, como se puede apreciar en su concepto de ‘capitalismo cultural’.

A ellos podríamos agregarle el nombre de otro peso pesado en la esfera marxista: Eric Hobsbawm. Su más reciente libro es un paso predecible de alguien quien no solo ha manifestado su admiración por Marx sino también por el estalinismo, algo en lo que concuerda con Zizek. Pero no se trata de una alabanza gratuita al marxismo por parte del historiador británico. La de Hobsbawm es una mirada crítica, en la que hace concesiones a las posibilidades que brinda el marxismo para entender la actual crisis, pero también de los límites de la propuesta original mencionada en Das Kapital, especialmente la referida al papel del proletariado como agente de cambio. Además, es conveniente recordar que la visión de Hobsbawm proviene de la tradición británica revisionista del marxismo (con E.P. Thompson, Christopher Hill o Perry Anderson, entre otros), la misma que hizo que Hobsbawm, en su clásico prólogo a Formaciones políticas y económicas, señalara que los modos de producción no están alineados de una sola forma para todos los casos. 

Actualización 15/febrero/2011: Carlos Aguirre me hace avisa sobre una exposición (ver imagen abajo) que se acaba de inaugurar en Sevilla, titulada Marx Lounge, a cargo del artista chileno Alfredo Jaar. La exposición consiste en la presentación de ediciones (a veces las primeras) de las obras de Marx, a las que se unen las de otros pensadores, como Zizek, Stuart Hall, Ernest Laclau, Pierre Bourdieu, Frantz Fannon, y… Vargas Llosa. Más información sobre la expo, aquí.


 

Luces, cámara… Marx

La puesta en marcha de dos documentales puede tomarse como el punto más alto de este interés por Marx y su difusión a un público más amplio. El primero se titula Marx Returns. El título haría innecesario cualquier explicación pero agreguemos que se trata de una suerte de biopic animado, en la que la principal fuente es su correspondencia, la cual nos traslada al Londres victoriano. El segundo, a estrenarse este mes de abril, se titula Marx Reloaded y es –en efecto– una referencia a The Matrix. Basta ver a Trotsky tomando el papel de Morpheus y a Marx el de Neo, para ver cuán enraizado ya se encuentra en la cultura pop. El documental incluye también la participación de Zizek y Toni Negri. Aquí los dejo con los dos trailers.

Créditos: La foto de la cabecera proviene de aquí. La de ‘Marx is back’ me fue cedida por Cristián Castro y pertenece a su archivo personal.

Leer más
Materiales

El siglo XX: un intento de balance

Si algo caracteriza al siglo que ha terminado hace casi una década es la rapidez de los acontecimientos. Jorge Basadre, al conversar con Pablo Macera en los años setenta, ya había hecho alusión a este frenesí con el cual los acontecimientos se apretujan durante el siglo aludido. Sin ir más allá e invocar disquisiciones teóricas, hagamos un ejercicio muy sencillo.

Asumamos que un lector de este blog tenga actualmente 17 ó 18 años, lo cual los convierte en una generación nacida aproximadamente entre 1991 y 1992. Yo, en cambio, nací algunos años antes, en 1977, por lo que existe una diferencia de quince años entre quien escribe y el lector. Dependiendo del siglo que escojamos, quince años, una década y media, 180 meses o cualquier de sus equivalentes en el calendario, podrían no haber significado un rango de tiempo más lento, en el que los sucesos se mueven más lentamente. ¿Qué acontecimientos relevante ocurrieron, por ejemplo, entre 1777 y 1792? La Revolución Francesa, es cierto, además de lo que ello provocó en el resto del mundo. ¿Y entre 1877 y 1892? La consolidación del imperialismo europeo, que desaparecería luego de la Segunda Guerra Mundial y que parece haber adquirido una nueva dinámica en la actualidad con actores como una emergente China, una renovada Rusia, un tambaleante EEUU y el Medio Oriente.

Leer más