Category : Materiales

Materiales

La Primera Guerra Mundial: Desarrollo y consecuencias

La Gran Guerra fue el acontecimiento que cambió para siempre al mundo del siglo XX y preparó el camino hacia la Segunda Guerra Mundial. Pero al iniciarse el conflicto, ninguna de las partes involucradas pudo prever que se trataría de una guerra con un costo tan alto en lo político y social. Las potencias involucradas pensaron que se trataría de un conflicto similar al de los años anteriores y que no duraría más de cuatro meses. Solo algunos pudieron vaticinar el enorme impacto que este hecho desencadenaría sobre Europa y el resto del mundo.

Leer más
Materiales

Imperialismo, demografía y capitalismo: los antecedentes de la Primera Guerra Mundial

De acuerdo a lo que analizaremos la próxima semana, la Primera Guerra Mundial, o la Gran Guerra, para emplear el vocabulario de la época, fue uno de los acontecimientos más traumáticos para quienes atravesaron el umbral del siglo XX y no avizoraban lo que la Segunda Guerra Mundial traería a un mundo que apenas se recuperaba del conflicto de 1914-1918.

 

Un aspecto que desconcierta a quienes se aproximan a estudiar la Gran Guerra es que el periodo previo a su estallido el mundo se encontraba en un proceso de crecimiento sin par. Desde 1850 asistimos a un escenario en el cual la globalización se hace efectiva a través de diversos medios, siendo las comunicaciones y el capital financiero trasnacional acaso sus dos síntomas más visibles. ¿Cómo se pasa entonces de esta etapa de crecimiento a la más oscura de las etapas con un conflicto que altera para siempre a la población mundial? Para entenderlo mejor, hay que acercarse a tres factores, los cuales se encuentran íntimamente relacionados entre sí.

Leer más
Materiales

El siglo XX: un intento de balance

Si algo caracteriza al siglo que ha terminado hace casi una década es la rapidez de los acontecimientos. Jorge Basadre, al conversar con Pablo Macera en los años setenta, ya había hecho alusión a este frenesí con el cual los acontecimientos se apretujan durante el siglo aludido. Sin ir más allá e invocar disquisiciones teóricas, hagamos un ejercicio muy sencillo.

Asumamos que un lector de este blog tenga actualmente 17 ó 18 años, lo cual los convierte en una generación nacida aproximadamente entre 1991 y 1992. Yo, en cambio, nací algunos años antes, en 1977, por lo que existe una diferencia de quince años entre quien escribe y el lector. Dependiendo del siglo que escojamos, quince años, una década y media, 180 meses o cualquier de sus equivalentes en el calendario, podrían no haber significado un rango de tiempo más lento, en el que los sucesos se mueven más lentamente. ¿Qué acontecimientos relevante ocurrieron, por ejemplo, entre 1777 y 1792? La Revolución Francesa, es cierto, además de lo que ello provocó en el resto del mundo. ¿Y entre 1877 y 1892? La consolidación del imperialismo europeo, que desaparecería luego de la Segunda Guerra Mundial y que parece haber adquirido una nueva dinámica en la actualidad con actores como una emergente China, una renovada Rusia, un tambaleante EEUU y el Medio Oriente.

Leer más
Materiales

Un superhéroe olvidado: Fidel Castro, El hombre de la barba (¡cómic completo!)

Parece ser que la aparición de Obama en un cómic del Hombre Araña y los ecos por la celebración de la Revolución Cubana han tenido un curioso encuentro. Ha comenzado a circular la noticia de que en 1959, Stan Lee, el creador de numerosos superhéroes de cómics, habría sido el responsable de una tira cómica en la que se brinda una imagen bastante favorable de Fidel Castro, a seis meses de su entrada en La Habana.
 

Leer más
Materiales

Arte y Holocausto: la obra de Jan Komski

Que el arte puede brotar de las situaciones y los lugares menos imaginados, es algo de lo que Jan Komski puede dar fe. Sobreviviente del Holocausto, Komski estuvo confinado por años en Auschwitz hasta su liberación al final de la guerra.
 

Nacido en Polonia, fue detenido por portar documentos falsos en su intento por escapar a Francia y formar parte de la resistencia y enviado de inmediato a Auschwitz en junio de 1940, lo que le confiere el amargo honor de ser parte del grupo de los primeros 756 internos en ese campo. En 1942 logró escapar de Auschwitz y dejó testimonio de ese acontecimiento en una acuarela titulada «The Big Scape». Sin embargo, fue capturado nuevamente y en los siguientes años tuvo un agónico peregrinaje por diversos campos de concentración: Auschwitz nuevamente, Buchenwald, Gross-Rosen y Dachau. Con el avance de las tropas aliadas hacia Berlín, obtuvo la libertad en abril de 1945 pero solo cuatro años después pudo emigrar a EEUU.

Leer más
1 2 3