Category : Historiadores

Historiadores

Independencia, rituales y poder en Lima. Entrevista a Pablo Ortemberg

La reciente publicación de Rituels de Puvoir à Lima. De la Monarchie a la République, 1735-1828 (París: EHESS, 2012), obra de Pablo Ortemberg, antropólogo argentino y doctor por la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS) bajo la asesoría de Nathan Wachtel, es más que bienvenida, dado que se trata de un trabajo de casi diez años de investigación en varios archivos y bibliotecas. Con el advenimiento del Bicentenario, este trabajo se suma a los que se han venido produciendo y que buscan ofrecer enfoques originales a lo que significó la transición del régimen colonial hacia uno republicano y liberal. El uso de los rituales fue una estrategia de primer orden, como lo demuestra el autor, y permitió crear un espacio común de prácticas y comportamientos interiorizados, los mismos que favorecían una experiencia sensorial de control político y social por parte de los administradores estatales sobre una determinada población.

El libro, a mi entender, es importante por tres motivos. En primer lugar, el marco temporal rompe con la división tradicional que coloca a la Independencia en 1820, o según las preferencias más recientes, con las Cortes de Cádiz en 1810. Al hacer uso de un espacio temporal amplio, es posible entender de manera más clara los cambios y la consolidación del nuevo sistema simbólico que adoptó la joven República, en su intento por mantener el edificio de legitimidad de los Borbones pero bajo un ropaje distinto. En segundo lugar, si bien el texto se concentra en Lima –bastión del poder colonial y poscolonial a la postre-, el libro se inserta en un contexto mayor de consolidación de estados-nación en un momento de agitación revolucionaria, que podríamos traer desde fines del siglo XVII en Gran Bretaña y que continúa con EEUU y Francia para luego trasladarse al mundo hispanoamericano. Más allá de las diferencias, las autoridades compartieron preocupaciones similares. Finalmente, este estudio es un provocador trabajo de antropología histórica, que estuvo en boga en los 80s y que fue adoptada por la nueva historia política para escapar al análisis institucional del Estado, un enfoque por demás agotado.

Para conocer un poco más de la obra y de su autor, le enviamos algunas preguntas vía email a Buenos Aires, donde Pablo radica actualmente. Esperamos que alguna editorial se anime a traducirlo pronto. Más información sobre el libro en este link.

Leer más
Historiadores

Aprendiendo de América Latina, por Christine Mathias

El más reciente número de Perspectives in History, la publicación mensual de la American Historical Association, trae un dossier titulado “El Futuro de la Disciplina”, como una suerte de tributo por el cincuenta aniversario de la revista. Entre los artículos dedicados a esta temática, hay uno particularmente interesante, escrito por Christine Mathias.

El artículo, publicado originalmente en inglés, se titula “Learning from Latin America” y ofrece una excelente reflexión sobre la forma cómo la Historia es percibida en América Latina y de qué manera puede explicar recientes eventos políticos, como lo ocurrido con la destitución del Presidente Fernando Lugo, aun cuando ese interés por el pasado no es proporcional a los escasos recursos destinados por los gobiernos a la investigación histórica en la región.

Christine Mathias es estudiante de doctorado en historia en Yale University y becaria de Fulbright en Argentina. Su tesis examina la conquista del Gran Chaco, una región de tierras bajas que cruza Argentina, Bolivia y Paraguay, y analiza las estrategias políticas usadas por los caciques aborígenes para sobrellevar la violencia del estado.

Leer más
Historiadores

James C. Scott, el profesor que aprende de los campesinos

James C. Scott, cientista político de la Universidad de Yale, comparte su granja de 46 acres con un grupo de gallinas, ganado y una colonia de abejas. Para Scott, la granja, ubicada al noreste de New Haven, es tanto un lugar de reposo como un ejemplo de conocimiento local que ha defendido en una carrera de cinco décadas y en un conjunto de libros muy influyentes. “Estoy muy orgulloso de saber cómo trasquilar una oveja como de todo lo demás”, dice Scott, que acaba de cumplir 76 años el pasado domingo, mientras se encuentra sentado en una mecedora cubierta con piel de oveja. Los logros profesionales de Scott son ciertamente considerables, incluso si en la nota biográfica de su nuevo libro, Two Cheers for Anarchism, menciona un status de “mediocre” criador de abejas junto con su membresía en la American Academy of Arts and Sciences. Él es fundador del programa de estudios agrarios de la Universidad de Yale así como el fundador no-oficial de los “estudios de resistencia”, entre los cuales su libro, Weapons of the Weak (1985), es considerado una especie de Biblia.

Y su influencia va más allá de la izquierda académica, gracias a Seeing Like a State: How Certain Schemes to Improve the Human Condition Have Failed (1998), una crítica magistral que ha sido citada y debatida por igual por los libertarios y partidarios del libre mercado del Cato Institute (que recientemente dedicado un número especial de su revista online al libro), economistas desarrollistas y seguidores del Movimiento Occupy Wall Street. “Él es uno de los que ha realmente demostrado las inintencionadas malas consecuencias de quienes que pueden planear una ciudad, una economía o una sociedad entera, pero que no es ideológico acerca de ello”, dice el cientista político conservador Francis Fukuyama. Scott es también es tipo de gran pensador (y escritor talentoso) que tiene todo lo que ya no existe en su campo académico, según dicen sus colegas: el último de un grupo de teóricos sociales del siglo XX con mirada amplia, que vuelve a Max Weber para incorporar las reflexiones de la ciencia social en el amplio devenir de la historia, aun cuando él recomienda cautela en poner mucha fe en la teoría. “Él marcha a su propio ritmo”, dice Ian Shapiro, un colega de muchos años en el Departamento de Ciencias Políticas de Yale. Mientras muchos de los cientistas sociales apartan los problemas durante la investigación, “Jim siempre comienza con problemas del mundo real”, dice Shapiro. (…)

Leer más
Historiadores

Catálogo de Tesis de Historia de la Universidad Nacional Federico Villarreal (1986-2010)

Más que los libros, artículos y revistas académicas, las tesis defendidas en las especialidades académicas permiten conocer mejor el pulso de la producción académica de una determinada disciplina. Como ya lo señalamos anteriormente, se trata de un producto particular, el primero en la vida académica de los estudiantes, que se halla sometido a un seguimiento y arbitraje de un comité y que responde a determinadas pautas de cada institución y un contexto académico regulado por colegas, editoriales y financiamiento que privilegia (o no) determinado enfoque y tema.

La historiografía ha utilizado las tesis para analizar tendencias y señalar el predominio de ciertas corrientes así como el vacío de otras. Sin embargo, el provecho que se puede sacar de las tesis es mucho mayor y requiere un análisis más cuidadoso que el de los otros materiales descritos arriba. Hace falta un seguimiento de las tesis para saber qué ocurrió con ellas, si siguen depositadas en alguna biblioteca, si fueron publicadas o no como libros o artículos, si influyeron en otros miembros de la comunidad académica o si permitieron a su autor/a obtener alguna posición laboral que facilitó su carrera profesional.

Se trata de un campo novedoso, que cuenta con algunos pioneros (el artículo de Carlos Contreras sobre las tesis de la Especialidad de Historia de la PUCP), y que escapen del simple recuento y listado para convertirse en herramientas análiticas de un campo profesional como el de los historiadores, con sus similitudes y peculiaridades con otras ciencias sociales del país y del resto del mundo.

Como una forma de conocer mejor esta producción, Poll Gallegos, Merlin Chambi y Alejandro Flores, tres entusiastas y muy activos colegas, han preparado el catálogo de Tesis de Historia defendidas entre 1986 y 2010 en la Universidad Nacional Federico Villarreal (Lima), institución en la que estudian. De modo que este catálogo se suma a los que han venido circulando de la UNSAAC, , la UNSA y la UNSCH.

Leer más
Especiales Historiadores

Libertad religiosa, catolicismo y tolerancia en el Perú, por Fernando Armas Asín

La libertad religiosa en el Perú, y lo que conlleva con su dosis de pluralidad de ideas y acciones emanadas desde el campo religioso hacia la sociedad, es un proceso inacabado, en permanente cristalización. Uno pensaría que el establecimiento de este marco moderno fue propio del siglo XIX, pero no es así. Es cierto que hay etapas muy marcadas de este recorrido. Lo que ocurrió desde 1821 hasta 1915 (cuando las leyes republicanas garantizaron la tolerancia religiosa) fue una lucha constante de las mentes más modernizadoras por convertir al Estado en uno independiente y autónomo de la religión; y la Iglesia Católica por su parte tuvo que adaptarse a un nuevo contexto de formación del espacio público moderno y a incursionar en él con los mismos mecanismos que cualquier actor social contemporáneo.

Ello no fue fácil, y la historia estuvo salpicada de constantes fisuras, escándalos y luchas por ir construyendo ese nuevo escenario. La reacción contra los protestantes y otros grupos portadores de modernidad (liberales, masones, etc) graficado en el caso Penzotti resume muy bien lo que digo. La sociedad inicia un tránsito muy difícil de una época de un monopolio religioso católico y de una enorme influencia de la Iglesia Católica en el plano de la política y la vida cotidiana a otra distinta. Pero luego, entre 1915 y 1967, aproximadamente (cuando las políticas de ordenamiento interno se acomodan al espíritu de la legislación en materia de derechos humanos religiosos, legislación internacional de la cual el Perú tras la Segunda Guerra Mundial es signatario) hay un momento donde la tensión se centra por un lado en una Iglesia -específicamente ciertos actores de ella, lo que es bueno distinguir- que al mismo tiempo que influye en los hombres públicos movilizan a las feligresías en las calles y la vida diaria para oponerse no sólo a los actores religiosos viejos y nuevos en el digamos (en términos de Bourdieu y Berger) “mercado religioso” -evangélicos, pentecostales, grupos orientalistas, etc.- sino también a grupos diversos -incluso artísticos y culturales- que cuestionan una cierta concepción de sociedad tradicional.

Leer más
1 3 4 5 6 7 30