Especiales

Cómo el algodón transformó el mundo

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

* Sven Beckert. How Cotton Remade the World. The Civil War Cotton didn’t just shake the American economy, Politico.com (30 de enero de 2015).

La guerra civil norteamericana es uno de los eventos mejor estudiados de la historia humana. Cientos de historiadores han dedicado sus carreras profesionales a su estudio; miles de artículos y libros han sido publicados sobre sus batallas, políticas así como su impacto social y cultural.

Las discusiones sobre la guerra abarcan desde películas hasta densas conferencias académicas. ¿Deberíamos esperar menos tratándose de un evento que definió nuestra propia historia, un evento que puede ser considerado como la segunda Guerra de Independencia? Ciertamente no.

Pese a toda la atención recibida, sorprende que hayamos dedicado menos esfuerzo en comprender las implicancias globales de la guerra, especialmente cuán lejos llegó a influir: la guerra puede considerarse fácilmente como uno de los grandes quiebres de la historia global del siglo XIX. El algodón norteamericano, la materia prima de todas las economías europeas (y también de las de los estados del norte del país), desapareció repentinamente de los mercados globales. Hacia el final de la guerra, como una consecuencia de la misma, los más importantes cultivadores mundial de algodón, los trabajadores esclavos del sur, habían obtenido su libertad, socavando uno de los pilares en los que reposaba la economía global: la esclavitud. La guerra llevó entonces a una crisis global del capitalismo, y su desenlace a una reorganización fundamental de la economía mundial.

Cuando miramos a la historia del capitalismo, usualmente miramos a su industria, a las ciudades y a los trabajadores asalariados. Es fácil para nosotros olvidar que gran parte del cambio que solemos asociar con la aparición del capitalismo moderno tuvo lugar en la agricultura, en el campo. Con el despegue de la industria moderna luego de la Revolución Industrial en la década de 1780s, la presión en el campo para proveer materia prima, trabajo y mercados se incrementaron enormemente. Desde que la industria moderna tuvo sus orígenes en el hilado y trenzado del algodón, los productores de Europa y Estados Unidos comenzaron a buscar acceso a vastas cantidades de algodón.

Ese algodón provenía exclusivamente de las plantaciones esclavas de las Américas –primero de las Indias cotton_slaveryoccidentales y Brasil, luego de los Estados Unidos. Cuando el algodón norteamericanos comenzó a penetrar en los mercados globales en la década de 1790 luego de la revolución de Santo Domingo (Haití) –uno de los productores más importantes a nivel mundial–, estos jugaron un rol importante, o más bien, dominante. Hacia 1800, 25% del algodón que llegaba a Liverpool (el puerto algodonero más importante del mundo) provenía del sur de Estados Unidos. Veinte años después esa cifra se había incrementado a 59%, y en 1850 el 72% del algodón que se exportaba a Gran Bretaña había sido cultivado en Estados Unidos. El algodón norteamericano también sumaba el 90% de las importaciones total de Francia, el 60% del que entraba en Alemania y el 92% que era despachado a Rusia. El algodón norteamericano capturó los mercados de todo el mundo de una forma en que pocas materias primas lo habían hecho hasta entonces, o desde ese momento.

Los cultivadores en Estados Unidos dominaban la producción de la más importante materia prima porque poseían una combinación clave: amplios territorios, recientemente obtenidos de sus pobladores nativos, abundante mano de obra, disponible por el declive de la agricultura del tabaco en la parte norte del sur y acceso a capital europeo. Los tempranos esfuerzos por parte de los comerciantes europeos para asegurarse las cosechas de algodón de los campesinos en lugares como Anatolia, India y África, habían fracasado, puesto que los productores locales se negaban a concentrarse en cultivar un solo producto para exportación, y los comerciantes europeos carecían del poder para hacerles cambiar de opinión. Fue por esta razón que las fábricas de tejidos de algodón y las plantaciones esclavistas se expandieron en simultáneo, y fue por eso que Estados Unidos se hizo importante para la economía global por vez primera.

Las plantaciones esclavistas fueron principalmente diversos lugares de producción antes que granjas campesinas. En las plantaciones, y solo en ellas, los propietarios podían dominar todos los aspectos de la producción: una vez que se habían apropiado de la tierra de sus legítimos propietarios (la población nativa), ellos podían obligar a los esclavos afro-americanos a realizar la penosa tarea de sembrar, cortar y cosechar todo el algodón. Ellos podían controlar ese trabajo con particular brutalidad, y podían hacerlo una y otra vez sin límite alguno, reduciendo así los costos de producción. Con la expansión del capitalismo industrial, esa extraña forma de capitalismo se expandió, y el capital europeo en busca de algodón fluyó hacia las áreas de esclavos en grandes cantidades. Este mundo no se caracterizaba por contratos, el dominio de la ley, el trabajo asalariado, los derechos de propiedad o la libertad humana, sino por lo contrario: control arbitrario, expropiaciones masivas, coerción, esclavitud y una violencia inconmesurable. Yo llamo a esta forma de capitalismo, “capitalismo de guerra”, el cual floreció en ciertas partes de Estados Unidos y derivó en una guerra civil.

La esclavitud se colocó al centro de este dinámico y complejo productivo de largo alcance en la historia humana. Herman Merivale, burócrata colonial británico, notaba en 1839 que “gran parte de nuestro algodón es cultivado por esclavos”, y que la opulencia de Manchester y Liverpool “se debe realmente al esfuerzo y sufrimiento del negro, como si sus manos hubiesen excavados aquellos muelles y fabricado sus máquinas a vapor”.

A medida que la industria algodonera se expandía, con las máquinas de hilado y trenzado trabajando en áreas de rápida industrialización, el complejo algodonero en expansión migró incluso hacia el oeste norteamericano, Alabama, Mississippi y eventualmente Texas, requiriendo más trabajo esclavo. Hacia 1830, uno de cada trece norteamericanos cosechaba algodón, un millón de personas en total, casi todos ellos esclavos. En uno de los episodios más violentos de la historia norteamericana, un millón de trabajadores esclavos fueron vendidos desde el alto Sur hacia estados con una creciente industria algodonera como Mississippi, Alabama y Louisiana, donde su trabajo alimentó una amplia máquina de negocios. Esta máquina no solo enriquecía a los dueños de las plantaciones, sino también a los comerciantes en Nueva York y Boston y Liverpool, así como a los productores en Alsacia, Lancashire y New England. La esclavitud en Estados Unidos se había vuelto central al funcionamiento de la economía global, tal como el plantador y Senador James Henry Hammond observara acertadamente cuando sostuvo que: “El algodón es el rey”.

* * *

Cuando la guerra comenzó en abril de 1861, esta relación económica global colapsó. Al principio, la Confederación esperaba forzar el ansiado reconocimiento de los poderes europeos al restringir la exportación de algodón. Una vez que el sur entendió que esta política estaba destinada a fracasar porque el reconocimiento europeo no llegaría, la Unión bloqueó el comercio sureño por cerca de cuatro años. La “hambruna de algodón”, como llegó a ser conocida, fue el equivalente de cuando el petróleo del Medio Oriente dejó de llegar a los mercados en los años 1970. Fue la primera crisis global de materia prima del capitalismo industrial.

Los efectos fueron dramáticos: en Europa, cientos de miles de trabajadores perdieron sus empleos y el descontento social se extendió a través de las ciudades textiles del Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda y Rusia. En Alsacia, se alzaban posters en los que se podía leer: Du pain ou la mort, “Pan o muerte”. Dado que solo una cantidad muy pequeña de algodón había entrado desde países donde no había esclavitud, muchos observadores vaticinaron de forma errónea que la crisis de la esclavitud, y con ella del capitalismo de guerra, llevaría a una importante y extensa crisis del capitalismo industrial. De hecho, cuando el general de la Unión John C. Frémont liberó a los primeros esclavos en Missouri en el otoño de 1861, la revista británica The Economist lamentó que una “medida tan aterradora” pudiese expandirse a otros estados esclavistas, “inflingiendo ruina total y desolación universal en aquellos fértiles territorios” así como a los comerciantes de Boston y New York, “cuya prosperidad… siempre ha derivado” del trabajo esclavo.

 

Sven Beckert es profesor del Departamento de Historia de la Universidad de Harvard. Es autor de Empire of Cotton. A Global History (Knopf, 2014).

El profesor Beckert dará dos charlas en Lima sobre historia global el 16 y 17 de marzo, invitado por la Escuela de Historia de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. La información aquí.

Sugerimos además el post El imperio del algodón, de la web Clionauta (7 de enero de 2015)

La imagen de la cabecera proviene de pbs.org

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
La Revolución Rusa en imágenes (1917-1953)
Manifiesto por la Historia
  • If you want to get a great deal from this article
    then you have to apply these techniques to your
    won website.

  • Do you mind if I qyote a couple of your articles as long
    as I provide credit and sojrces back too your website? My bblog is
    in thee exact same ardea of interest as yours and my users
    would genuindly benefitt from a llot off the
    information you present here. Please let me know if this okay with you.
    Thanks a lot!

    Sttop bby my blog post – help wanted

  • Can not really say I disagree or agree because everyone’s financial situation is exceptional.
    Not all options will work for many people you just have to
    value it on an individual individual basis.

    Also visit my web blog – bad credit payday loan lenders

  • Simply want to say your article is as astounding. The clarity in your post is simply spectacular and
    i can assume you’re an expert on this subject.
    Fine with your permission allow me to grab your RSS feed
    to keep updated with forthcoming post. Thanks a million and please
    carry on the rewarding work.

    my blog post – Bet365 promotion code 2015

  • Hey there I am so glad I found your site, I really found you by
    accident, while I was browsing on Bing for something else,
    Nonetheless I am here now and would just like to say thanks a lot for
    a remarkable post and a all round exciting blog (I
    also love the theme/design), I don’t have time to go through
    it all at the moment but I have bookmarked it and also added in your RSS
    feeds, so when I have time I will be back to read more, Please do
    keep up the fantastic jo.

    Here is my homepage – betfred promotion code £50

  • magnificent issues altogether, you just gained a new reader.

    What could you suggest about your post that you made some days ago?
    Any positive?

    Stop by my web site :: betfred promotion Codes

  • Every weekend i used to go to see this web page, as i
    want enjoyment, as this this website conations truly nice
    funny data too.

  • I like what you guys are usually up too. This type of clever work and coverage!
    Keep up the excellent works guys I’ve added you guys to our
    blogroll.

    my website: bet365 promo code 2015 macys; Doreen,