Historiadores

“Nunca ha sido fácil vivir en el Perú”: Ensayos en homenaje a Alberto Flores Galindo

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

El último número de Histórica (en papel) trae un dossier dedicado a Alberto Flores Galindo. En el mismo, editado por Pedro Guibovich y Carlos Aguirre, se incluye una serie de ensayos que abordan temas relacionados con la amplia obra del historiador peruano. Al final, se ha rescatado una extensa entrevista realizada por Carlos Aguirre y Augusto Ruiz Zevallos hace treinta años.

Inmediatamente después de cada título va el abstract correspondiente. Y en dos de ellos el link para que lo puedan descargar.

Presentación: el dossier será presentado el miércoles 22 de agosto a 12.15 pm en la Sala de Grados de la Facultad de Letras y CCHH de la PUCP. Estarán entre los presentadores Pedro Guibovich, Carlos Aguirre, Cecilia Méndez y Augusto Ruiz Zevallos.

 

Contenido

Pedro Guibovich y Carlos Aguirre. Presentación

Augusto Ruiz Zevallos. Alberto Flores Galindo: marco sociopolítico, fronteras teóricas y proyecto político [scribd]

Este artículo busca entender el proyecto político de Alberto Flores Galindo a partir de su trabajo intelectual como historiador. Realiza una historia interna, precisando la dinámica de incorporación de aproximaciones teóricas y metodológicas que, desde un predominio de lecturas marxistas, se desplazanhacia conceptos de corrientes ajenas al marxismo, y simultáneamente desde un énfasis en las estructuras hacia un énfasis en la subjetividad. Esta dinámica de incorporación será la base teórica para su desempeño como historiador y como intelectual-político que a partir de 1980 empieza a ofrecer un proyecto a la izquierda peruana.

A fin de entender lo anterior, también se realiza una historia externa, vinculando los condicionamientos sociales y político-ideológicos de partida —que le permiten, a la vez, ampliar su frontera teórica y fijar sus límites— y las cambiantes coyunturas políticas en el Perú con los cambios operados en su pensamiento histórico-político.

Cecilia Méndez. De indio a serrano: nociones de raza y geografía en el Perú (ss. XVIII-XXI) [Google docs]

En el Perú, los términos indio y serrano se utilizan como sinónimos, y con frecuencia se consideran insultos. Pero esto no fue siempre así. Durante el periodo colonial, el término indio no estaba relacionado con una geografía en particular. Indios se podían encontrar en todas partes: en la costa, en la sierra y en las montañas. Sin embargo, en algún momento de finales del siglo XVIII, y sobre todo en el curso de la segunda mitad del XIX, el término indio pasó a estar intrínsecamente asociado con la sierra, y la palabra serrano adquirió una marcada connotación despectiva.

A partir de fuentes históricas, visuales y literarias, este artículo describe el proceso por el cual el concepto de indio pasó a estar estrechamente relacionado con el de serrano, cómo el adjetivo serrano se convirtió en un sustantivo, y de qué manera este último término llegó a ser un insulto en el Perú.

Carlos Aguirre. Terruco de m… Insulto y estigma en la guerra sucia peruana

Este artículo explora la breve pero intensa historia de la palabra terruco, un término coloquial que se usa como sustituto de terrorista. En particular, se intenta demostrar que el uso de terruco como un insulto, aunque en principio dirigido a los miembros de los grupos alzados en armas, contribuyó decisivamente, durante los años de la guerra sucia e incluso en tiempos más recientes, a estigmatizar a distintos sectores de la población peruana, incluyendo a defensores de derechos humanos, familiares de detenidos y otras víctimas de la violencia política, y personas de origen indígena en general.

Su uso recurrente en sesiones de tortura y en episodios de violación sexual añade una dimensión adicional a la conexión entre el término terruco y la práctica generalizada de formas de abuso y violencia que fueron consideradas, por muchos peruanos, necesarias y hasta legítimas durante los años del conflicto armado interno.

Magdalena Chocano. Pulsiones nerviosas de un orden craquelado: desafíos, caballerosidad y esfera política (Perú, 1883-1960)

Mediante una serie de episodios, en este artículo se examina la persistencia de la práctica del duelo y los lances de honor en la esfera política en el Perú republicano. Cada episodio muestra los diversos intereses que procuraban mantener el duelo como mecanismo para evitar y limitar la libertad de expresión y el debate.

Una buena parte de la elite política y social, por medio de la prensa, insistió en que el duelo era una práctica aceptable pese a que estaba penada por las leyes del Estado. Esta actitud puede verse como concomitante con la represión de la organización política en el país y al mantenimiento de un tipo de dominación patriarcal que requería la prolongada exclusión de las mujeres de la ciudadanía.

Carlos Aguirre y Augusto Ruiz Zevallos. «La historia es una necesidad colectiva». Entrevista a Alberto Flores Galindo (1982)

Esta entrevista se realizó a mediados de 1982 en las oficinas del Instituto de Apoyo Agrario. Los autores eran por entonces estudiantes de historia en la Universidad Nacional Federico Villarreal. La entrevista iba a ser publicada en una revista estudiantil que finalmente, por falta de recursos económicos, no vio la luz, y desde entonces ha permanecido inédita. Dado que la proyectada publicación tenía un énfasis en los problemas teóricos y metodológicos del quehacer histórico, el diálogo transcurrió por esos derroteros, dejando de lado, concientemente, temas de la actualidad política. Tampoco incluimos en nuestras preguntas —y esto nos parece hoy una verdadera oportunidad perdida— asuntos más directamente relacionados con el trabajo del propio Flores Galindo y sus proyectos entonces en curso. De todas maneras, y sin perder de vista que fue realizada hace tres décadas, creemos que la entrevista mantiene un interés especial para los lectores de Histórica y nos satisface publicarla por primera vez en este número especial de homenaje a Alberto Flores Galindo. […]

CA-ARZ: El mismo Pablo Macera afirmó, en sus conversaciones con Basadre, no estar muy convencido de lo que valían la historia y quienes la hacían. ¿Hasta qué punto resulta válido hacer historia en el Perú de hoy?

AFG: Yo entiendo bien eso porque lo fundamental en historia ha sido desarrollado en las sociedades occidentales, en las sociedades vencedoras, y todavía no se han desarrollado los instrumentos suficientes o necesarios para pensar la historia desde una sociedad vencida, desde una sociedad dominada por Occidente y, además, desde una sociedad oral. La definición más elemental de historia, el rasgo más elemental del historiador es el trabajo con documentos escritos. El historiador está habituado a leerlos, a interrogarlos, a descifrarlos. Pero ¿qué pasa con un hombre que tiene una preparación en esa dirección en una sociedad donde gran parte de su recuerdo es oral? Y además, ¿qué pasa con un hombre con esa formación en una sociedad que forzosamente desarrolla una serie de elementos para encubrir su propio pasado como un mecanismo de defensa ante una agresión de Occidente que viene desde el siglo XVI?

 

Enlaces relacionados

La Bitácora de Hobsbawm. La vigencia de la utopía. A 20 años de la muerte de Alberto Flores Galindo

HGoL. Alberto Flores Galindo: Homenaje y testimonios

HGoL. Historiadores y caricaturas: Alberto Flores Galindo

Créditos. Agradezco a los editores por autorizarme la publicación de los abstracts y partes de la entrevista. La imagen de la cabecera tiene como autoría al humorista gráfico “Carlín”.

 

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Religión y nacionalismo en la Guerra del Pacífico
Historiador chileno Sergio Villalobos opina sobre relaciones Perú-Chile
  • Godofredo

    TUPAC AMARU ENGENDRÓ LA REVOLUCIÓN FRANCESA
    Para adquirir identidad nacional hay que conocer nuestra historia; conocemos la historia oficial más no la historia real, que empieza a reescribirse El 4 de Noviembre de 1780 se inició la revolución de José Gabriel Condorcanqui Noguera Túpac Amaru con el apresamiento y posterior ejecución del corregidor sanguinario Antonio de Arriaga; que resquebrajó los cimientos del imperio español en las Indias y trazó el camino de la independencia de América Latina.
    En nuestra patria, PERÜ, José Gabriel Cordorcanqui Tupac Amaru engendró la Revolución francesa al decretar la abolición de la esclavitud el 16 de Noviembre de 1780 en el Santuario de Tungasuca.; en estados unidos por Abraham Lincold, en 1863 y en Perú, por Ramón Castilla en 1854; 83 años y 74 años respectivamente después que Tupac Amaru abolió. Por derecho histórico y de justicia a Tupac Amaru debe darse la paternidad de la abolición de la esclavitud del mundo, Perú y de la Revolución Francesa. En esta decisión, de abolir la esclavitud, está sintetizada la igualdad, fraternidad y libertad de la revolución francesa; del mismo modo sirvió de estímulo e inspiración para la redacción de las obras de Juan Pablo Vizcardo y Guzman, Pablo de Olavide; como así mismo sirvió de inspiración a San Martín para la liberación de Argentina, Chile y Perú y es el primer precursor de la emancipación de América Latina. Personalidades contemporáneas lo comparan con Cromwel, Robespier y Jorge Washington. Era persona hábil e instruida; doctor en derecho canónico, teología y civil, con cultura política, políglota,: dominaba el castellano, latín, quechua. Aymara y otros dialectos. Su cultura se aprecia en el oficio que le envía a Areche el 5 de Marzo de 1781 en un párrafo escribe: ” Un humilde joven pastor rústico con el palo, la honda y la providencia divina libertó al infeliz pueblo de Israel, del poder de Goliat y Faraón; la razón fue las lágrimas de estos pobres cautivos dieran tales voces de compasión, pidiendo justicia al cielo, que después de cientos de años salieron de su martirio y tormento para la tierra de promisión; más ¡ ay¡ que al fin lograron sus deseos, aunque con tanto sufrimiento y llanto¡.. Más nosotros infelices indios, con más suspiros y lágrimas que ellos, en tantos siglos no hemos podido conseguir algún alivio; será la razón porque el Faraón que nos persigue, maltrata y hostiliza no es uno sólo, sino muchos, tan inicuos y de corazones tan depravados como son los corregidores, sus tenientes, cobradores y demás corchetes. hombres diabólicos y perversos, que presumo que nacieron del lúgubre caos infernal y se sustentaron de los pechos de arpías más ingratas, por ser tan impíos, crueles y tiranos; a los Nerones y Atilas, de quienes la historia refiere sus iniquidades y de sólo oir se estremecen los cuerpos y lloran los corazones”.
    Se movilizaba sobre un caballo blanco son su séquito y capellán y en los pueblos era recibido. por los curas con capa de coro; cruz alta y palio..La preparación de la rebelión duró cerca de 10 años, movilizó más de 100, 000 soldados en una extensión de más de 1,500 kilómetros; se movilizaban las personas con pasaportes o salvoconductos otorgados por su lugarteniente y esposa Micaela Bastidas y su apelativo familiar era CHEPE. La respuesta a Areche, su encarnizado torturador:” Tú por opresor y yo por evitarlo, merecemos la muerte” sintetiza su personalidad. Antonio de Areche le hizo justicia al informar al Ministro de Indias el 30 de Abril de 1781: ” Es de un espíritu y naturaleza muy robusta y de una serenidad imponderable” . Contestaba a sus verdugos:

    “Que no diría a nadie la verdad, aunque le sacasen la carne a pedazos”: cumplió su palabra.
    Los objetivos de la revolución de Tupac Amaru no tenía la finalidad de anexar territorios sino era eminentemente social y económico: abolir la esclavitud, la mita, los repartimientos, obrajes, la desaparición de los corregidores; en síntesis, anticolonial, antiesclavista y antifeudal, único en el mundo. En el lugar donde firmó Tupac Amaru la abolición de la esclavitud debe levantarse un altar antiesclavista, debe corregirse la omisión histórica de no aceptar que fue el primero en abolir la esclavitud en el mundo y en el Perú, considerarle primer precursor de la independencia de América Latina y padre de la revolución francesa. Más tarde que nunca se hará realidad.
    Las metas de este movimiento siguen vigentes; terminará cuando tengamos un gobierno que trabaje por el desarrollo de los peruanos y ningún niño duerma sin comer un pan: en el día:; exista justicia. La gloria de José Gabriel seguirá creciendo como crece la sombra cuando el sol declina.
    1. Lewin B. La Rebelión de Túpac Amaru, 1957,
    2. Valcárcel CD. Túpac Amaru, 1970,
    3. Hernández R. Precursor y Rebelde Túpac Amaru, 1969
    4. Bonilla J. La Revolución de Túpac Amaru, 1971,
    5. Valcárcel CD. La Revolución de Túpac Amaru, 1973,
    6. Sivirichi A. La Revolución Social de los Tupac Amaru, 1979,
    7 Vega JJ. José Gabriel Túpac Amaru, 1969
    Dr. Godofredo Arauzo Email: godo_ara@hotmail.com