Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 10

Warning: A non-numeric value encountered in /home/historiaglo/public_html/wp-content/themes/hgol/header.php on line 11
fujisorry Archives - Historia Global Online

Tag Archives: fujisorry

Especiales

Del lienzo al meme: la representación visual de los presidentes

 

Cuentan que en una oportunidad, el Presidente Augusto B. Leguía, siempre tan afecto a aceptar presentes, recibió uno bastante peculiar: su propio retrato. El Gabinete de turno, a través de Pedro Rada y Gamio, justificó el obsequio diciendo: “No hemos encontrado nada digno de ofreceros: sólo vuestra propia efigie”. Hasta cierto punto no me es difícil simpatizar con los atribulados ministros. Después de todo, ¿qué podría regalarle a alguien que había sido considerado y que, según decían, recibió el apelativo de “Gigante del Pacífico” y “Wiracocha”? Tarea nada sencilla por cierto, pero que nos permite entender esta oscura relación entre lienzos y la forma en que los mandatarios peruanos han buscado retratarse en este último siglo.

La circulación en serio y en broma estos últimos días de un autorretrato pintado por el ex-Presidente Alberto Fujimori, hoy condenado por delitos de corrupción y crímenes contra la humanidad, ha traído este tema a discusión Se trata de una práctica bastante común, por cierto, y que si seguimos al historiador británico Peter Burke, podemos remontar a Luis XVI –el de la frase “El estado soy yo”– como el paradigma del absolutismo pictórico. En el caso de nuestros presidentes, la reproducción masiva de su imagen ha sido una constante especialmente en el siglo XX. Quizás el antecedente más inmediato sea el de Velasco Alvarado y su ícono Tupac Amaru, pero parece que desde los años 1980s ya era bastante común que en las oficinas estatales hubiese una fotografía del Presidente de turno. Esta proliferación de la imagen presidencial solo reafirmaba un rasgo de nuestra cultura: la del caudillo político, en el que –como con Luis XVI– el Estado era efectivamente el Presidente. Y que este se encontraba omnipresente, como el santo al que hay que rendir plegarias cuando uno se dirigía a hacer algún trámite en particular.

Leer más