Acceso Abierto
Directorio de Revistas
HISTORIA
Especiales

CSS-Driven Internationalization In JavaScript

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source. Lorem Ipsum comes from sections 1.10.32 and 1.10.33 of “de Finibus Bonorum et Malorum” (The Extremes of Good and Evil) by Cicero, written in 45 BC. This book is a treatise on the theory of ethics, very popular during the Renaissance. The first line of Lorem Ipsum, “Lorem ipsum dolor sit amet..”, comes from a line in section 1.10.32.

Hi there! I’m a bike messenger by day, aspiring actor by night, and this is my blog. I live in Los Angeles, have a great dog named Jack, and I like piña coladas. (And gettin’ caught in the rain.)

…or something like this:

The XYZ Doohickey Company was founded in 1971, and has been providing quality doohickeys to the public ever since. Located in Gotham City, XYZ employs over 2,000 people and does all kinds of awesome things for the Gotham community.

.post-title {
	margin: 0 0 5px;
	font-weight: bold;
	font-size: 38px;
	line-height: 1.2;
}

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don’t look even slightly believable. If you are going to use a passage of Lorem Ipsum, you need to be sure there isn’t anything embarrassing hidden in the middle of text. All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined chunks as necessary, making this the first true generator on the Internet. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of model sentence structures, to generate Lorem Ipsum which looks reasonable. The generated Lorem Ipsum is therefore always free from repetition, injected humour, or non-characteristic words etc.

Leer más
Especiales

A User In Total Control Is A Designer’s Nightmare

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source. Lorem Ipsum comes from sections 1.10.32 and 1.10.33 of “de Finibus Bonorum et Malorum” (The Extremes of Good and Evil) by Cicero, written in 45 BC. This book is a treatise on the theory of ethics, very popular during the Renaissance. The first line of Lorem Ipsum, “Lorem ipsum dolor sit amet..”, comes from a line in section 1.10.32.

Hi there! I’m a bike messenger by day, aspiring actor by night, and this is my blog. I live in Los Angeles, have a great dog named Jack, and I like piña coladas. (And gettin’ caught in the rain.)

…or something like this:

The XYZ Doohickey Company was founded in 1971, and has been providing quality doohickeys to the public ever since. Located in Gotham City, XYZ employs over 2,000 people and does all kinds of awesome things for the Gotham community.

.post-title {
	margin: 0 0 5px;
	font-weight: bold;
	font-size: 38px;
	line-height: 1.2;
}

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don’t look even slightly believable. If you are going to use a passage of Lorem Ipsum, you need to be sure there isn’t anything embarrassing hidden in the middle of text. All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined chunks as necessary, making this the first true generator on the Internet. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of model sentence structures, to generate Lorem Ipsum which looks reasonable. The generated Lorem Ipsum is therefore always free from repetition, injected humour, or non-characteristic words etc.

Leer más
Especiales

Reflections on Jacoby and all that: el manuscrito inédito de E.P. Thompson

thompson_cabecera

La historia social marxista británica fue una de las corrientes intelectuales más influyentes y duraderas del siglo XX. Si bien hubo otros grupos de historiadores aglutinados en torno a perspectivas comunes o areás similares de trabajo, pocos como la que se originó en la Gran Bretaña de postguerra pueden dar evidencia de consistencia, lo que permitió que sus integrantes desarrollaran innovadores propuestas en torno a dos ideas fuerza: primero, una re-interpretación de Marx aplicada a las ciencias sociales como marco de investigación de forma más abierta y menos ortodoxa; y segundo, una orientación hacia los sectores populares, en esencia hacia el hombre y mujer comunes y corrientes, para comprende los cambios que estos habían sufrido dentro de un contexto como el de la Inglaterra de la Revolución Industrial.

De los historiadores que conformaron la historia social marxista británica, Edward P. Thompson es uno de los que más destacó, de un grupo conformado por gente de la talla de Eric Hobsbawm, Maurice Dobb, Rodney Hilton y Christopher Hill. Si bien todos ellos compartían, de un modo u otro, los dos rasgos señalados anteriormente, Thompson supo imprimirle un sello peculiar a sus obras y su forma de practicar la investigación histórica. Al igual que con otros miembros, compartía la preocupación por la economía como elemento central de la sociedad, pero privilegiaba las prácticas y experiencias de las personas al interior de un sistema determinado, algo que podía hacerlo más cercano a Hobsbawm y su predilección por la “gente corriente”.

Pero lo que más destacó de la obra de Thompson fue su decidida vocación por salir del mundo académico. Sus libros no solo fueron escritos en un lenguaje atractivo y alejado de la jerga académica cuando esta era innecesaria. Ahora que en los últimos años se ha invocado la necesidad por el “Public Historian”, especialmente después del fallecimiento de Howard Zinn, releer los trabajos de Thompson y su propuesta por una historia más abierta y de todos es una forma de conectar lo que hacemos como académicos con una agenda política en momentos de crisis como los que se viven ahora.

Para contribuir a la difusión de la obra de Thompson, presentamos un manuscrito inédito suyo que circuló hacia 1987. Además, incluimos la traducción parcial al español de la “Introducción” escrita por Carlos Aguirre, quien es responsable además de una versión anotada del mismo manuscrito. Hemos incluido los enlaces correspondientes al manuscrito de Thompson, tanto en su versión original como la anotada, que aparecieron hace unos días en History Workshop Online.

Leer más
Historiadores

El dilema del historiador y los riesgos de escribir la historia del presente

Uno de los cursos que llevé durante mi formación como historiador fue uno relacionado con la ética para el historiador. Dictado por un profesor al que estimo mucho, en ese entonces el curso no terminó siendo lo que yo esperaba. En teoría –en teoría– se trataba propiamente de una actividad, con creditaje mínimo, donde se expondrían los problemas éticos que enfrentamos los historiadores en nuestra profesión. El momento era propicio: no hacía mucho –estoy hablando de fines de los años 90s– se habían producido algunos casos de plagio e incluso uno de ellos había llegado a instancias judiciales. Sensacionalismos aparte, una conversación y análisis de dichos casos nos permitiría exponer, de manera concreta y práctica, los límites y fronteras de nuestra labor como investigadores.

Pero ello no ocurrió, y buena parte del contenido de la clase estuvo dedicada a leer encíclicas papales. O yo ignoraba que Su Santidad hubiese escrito en algún momento algún tratado de historiografía o algo no funcionaba. Dado que el perfil del curso no daba señas de cambiar, me puse en modo vegetativo por el resto del semestre, lo necesario para pasar el curso con el mínimo aprobatorio y sumar esos dos créditos al total necesario para egresar. Mi vínculo con la historiografía y con el análisis de la ética y las responsabilidades de los historiadores e historiadoras estaba severamente dañado.

Luego me percaté que el contenido del curso tenía cierta lógica. Después de todo, la ética está asociada con los límites que le asignamos a ciertas responsabilidades y funciones de una determinada profesión en un determinado momento. Y hacia fines de los 90s, nuestras funciones y responsabilidades como historiadores en el Perú parecían muy limitadas (básicamente trabajar con documentos escritos por personas en épocas que ya habían desaparecido hace una buena cantidad de años, para tranquilidad nuestra). Entonces, cursos como Deontología eran más útiles para médicos, abogados y arquitectos. Los historiadores éramos inofensivos y bastaba un par de encíclicas para mantenernos en vereda.

Casi una década después, mientras trataba de adaptarme al ritmo del primer ciclo de doctorado, vine a caer en cuenta de cuán amplios eran los límites que la Deontología le aplicaba a los historiadores en otras partes del mundo. Ya no se trataba solo de plagio, sino de otro tipo de conductas inapropiadas que ponían en riesgo la carrera de quienes las llevaban a cabo sino a la profesión en sí, como lo señala el libro Historians in Trouble (2004), de Jim Wiener, uno de varios sobre este tipo de casos. A medida que las expectativas del gremio han respondido a los desafíos de años recientes, los límites de lo que se puede/debe hacer o no también han cambiado. Y uno de los desafíos más importantes que se plantean para los colegas de todas partes del mundo (y no solo del hemisferio norte) es el de escribir la historia reciente.

Heather Ann Thompson, profesora asociada del Departamento de Historia de la Temple University, ha escrito un notable ensayo donde coloca esta problemática desde su propia experiencia. Al estudiar un evento reciente, como la revuelta que se produjo en la prisión de Attica en 1971, ella tuvo que abordar el tema desde una perspectiva distinta a la que quizás hacemos la mayoría de historiadores: se trataba de un caso polémico en el cual los actores seguían vivos y se podía conversar con ellos. De modo que esa búsqueda la obligó a enfrentar problemas que en las escuelas y especialidades de Historia aun no enseñan, y que se terminan aprendiendo sobre el terreno. Esta es la traducción completa de su ensayo.

Leer más
Historia Digital

La Revolución Cubana y los archivos: nuevos documentos disponibles (1976-1989)

cuba

Decir que la historia de Cuba se divide en un antes y después de 1959 no es repetir un lugar común, al menos no para los historiadores. Porque si bien la imagen de la Revolución Cubana y de quienes la hicieron posible nos llega hasta el día de hoy –especialmente por el Che Guevara–, el periodo posterior a 1959 ha significado un reto mayor para los investigadores, dado que a diferencia de otros países, el acceso a los archivos cubanos es imposible. Ocurría lo mismo con los archivos soviéticos, pero con la caída de la URSS estos pasaron a estar más accesibles, gracias también a internet, llevando a revisiones necesarias y exhaustivas de la Guerra Fría.

Pero en el caso cubano, la Revolución sigue en pie, y mientras eso pase, mantendrá un control estricto sobre los documentos internos que permitirían conocer más y mejor el papel que la isla y su proyección mundial han tenido en estas décadas. Pero este impedimento no ha desanimado a los investigadores a escribir sobre la Cuba post-Castro, y hemos visto aparecer muy buenos libros, especialmente luego del aniversario 50 de la Revolución, como los escritos por Lilian Guerra (Visions of Power in Cuba: Revolution, Redemption, and Resistance, 1959-1971, publicado el año pasado), o una visión comprehensiva y completa sobre la historia reciente de Cuba por Louis Pérez Jr (Cuba Between Reform and Revolution, 2010) yMarifeli Pérez Stable (The Cuban Revolution: Origins, Course, and Legacy, 2011) .

Junto a ellos, Piero Gleijeses (Venecia, 1944) ha desarrollado una línea de investigación que pone a Cuba en el centro del ajedrez mundial de la Guerra Fría. Su primer libro, Conflicting Missions: Havana, Washington, and Africa, 1959-1976, exploraba el rol de Cuba en Angola, como una forma de llevar la revolución socialista al Tercer Mundo ante la dificultad de hacerlo en América Latina, su “patio trasero”. Luego escribiría una muy sugerente síntesis que constituye un punto de partida para todo aquel que quiera comprender la Guerra Fría desde la Revolución Cubana: The Cuban Drumbeat. Y acaba de publicar otro libro más, donde retoma el eje Estados Unidos-Cuba-África, en Visions of Freedom: Havana, Washington, Pretoria and the Struggle for Southern Africa, 1976-1991.

Pero lo más importante es que Gleijeses pudo hacer estas investigaciones porque fue un investigador privilegiado que tuvo acceso a los archivos cubanos. Y ahora, esos documentos que fue recopilando en estos últimos veinte años, han sido puestos a disposición. Consisten en 3,500 páginas que cubren un periodo entre 1976 y 1989. (Para un listado cronológico, véase este enlace). A continuación hemos traducido la Presentación que hace Gleijeses de estos documentos y de cómo tuvo acceso a los mismos.

Leer más
1 5 6 7 8 9 83