Del lienzo al meme: la representación visual de los presidentes

Escrito por José Ragas. Posteado en Especiales

 

Cuentan que en una oportunidad, el Presidente Augusto B. Leguía, siempre tan afecto a aceptar presentes, recibió uno bastante peculiar: su propio retrato. El Gabinete de turno, a través de Pedro Rada y Gamio, justificó el obsequio diciendo: “No hemos encontrado nada digno de ofreceros: sólo vuestra propia efigie”. Hasta cierto punto no me es difícil simpatizar con los atribulados ministros. Después de todo, ¿qué podría regalarle a alguien que había sido considerado y que, según decían, recibió el apelativo de “Gigante del Pacífico” y “Wiracocha”? Tarea nada sencilla por cierto, pero que nos permite entender esta oscura relación entre lienzos y la forma en que los mandatarios peruanos han buscado retratarse en este último siglo.

La circulación en serio y en broma estos últimos días de un autorretrato pintado por el ex-Presidente Alberto Fujimori, hoy condenado por delitos de corrupción y crímenes contra la humanidad, ha traído este tema a discusión Se trata de una práctica bastante común, por cierto, y que si seguimos al historiador británico Peter Burke, podemos remontar a Luis XVI –el de la frase “El estado soy yo”– como el paradigma del absolutismo pictórico. En el caso de nuestros presidentes, la reproducción masiva de su imagen ha sido una constante especialmente en el siglo XX. Quizás el antecedente más inmediato sea el de Velasco Alvarado y su ícono Tupac Amaru, pero parece que desde los años 1980s ya era bastante común que en las oficinas estatales hubiese una fotografía del Presidente de turno. Esta proliferación de la imagen presidencial solo reafirmaba un rasgo de nuestra cultura: la del caudillo político, en el que –como con Luis XVI– el Estado era efectivamente el Presidente. Y que este se encontraba omnipresente, como el santo al que hay que rendir plegarias cuando uno se dirigía a hacer algún trámite en particular.

El primer hombre global. Las Américas antes y después de Cristobal Colón

Escrito por José Ragas. Posteado en Especiales

El último medio siglo no ha sido del todo amable con Cristóbal Colón. Tomando como base el estudio de cráneos exhumados del siglo XV en Europa, un reciente artículo aparecido en Yearbook of Physical Anthropology señala que la sífiles, diagnosticada por primera vez en Europa en 1495, fue traída al continente americano por la tripulación de Colón. En tan solo una década, la bacteria se esparció a los soldados europeos en la India, quienes a su vez infectaron a los asiáticos, haciendo de la sífilis la primera epidemia global. Alguna vez considerado el gran Almirante de la Mar Océana, Colón ha pasado a ser un portador de enfermedades venéreas.

Colón ha permanecido en el centro de los debates alrededor de la globalización: cuándo y cómo comenzo esta, y quienes contribuyeron y la han afectado desde que puso pie en tierra en 1492. El descubrimiento de las Américas fue central al proceso de integración y creciente interdependencia de varias partes del mundo, el cual continúa hasta el día de hoy.

Imperialismo cultural y patriotismo: la traducción al español del himno norteamericano

Escrito por José Ragas. Posteado en Especiales

En 2006, Roger Arias fue a su garage buscando un tesoro que había estado extraviado por mucho tiempo. Él recordaba una historia contada por su abuela sobre la traducción al español del himno nacional norteamericano, Star Spangled Banner.

“Rebusqué en las cajas y encontré un folder”, dice Arias. “Decía ‘El Himno Nacional”, y tenía diez versiones distintas. Ella había guardado cada una de estas”.

Clotilde Arias escribió la traducción a finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Presidente Franklin D. Roosevelt estaba tratando de ganar aliados a través de los intercambios culturales. Roosevelt envió artistas como Walt Disney y Orson Wells a América Latina, y comisionó la traducción de canciones patrióticas para enviarlas al extranjero. Marvette Perez, una curadora en el Smithsonian Institute en Washington D.C. dijo que la decisión representó un esfuerzo para llevar el patriotismo a otros países.

Catálogo de Tesis de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1857-1899

Escrito por José Ragas. Posteado en Especiales

La historia de la salud es una de las áreas que no solo en Perú sino en América Latina ha experimentado un notable apogeo en los últimos años. Si bien es cierto que una de sus áreas tiene en los estudios institucionales realizados por los médicos a sus padres fundadores, el enfoque que ha adquirido de un tiempo a esta parte le ha permitido entrar en diálogo con otras disciplinas y enfoques como la historia social y política, en los que género, raza y clase son explicados en contextos como los Andes u otros en particular.

El desarrollo de la disciplina misma y su profesionalización es un tema que ha sido abordado pero al que se necesita volver una y otra vez con preguntas en mayor cantidad y novedosas. ¿En qué momento los médicos se convirtieron en una casta tan poderosa? Algunos podrían decir que desde la Independencia mientras que otros podrían situar su ascenso a mediados del siglo XIX o a fines del mismo. ¿Qué significó este proceso? ¿Quiénes fueron desplazados como consecuencia de esta profesionalización?

Dada la importancia que tiene la salud en la actualidad, así como el conocimiento mismo de su proceso histórico, presentamos el siguiente “Catálogo de Tesis de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (San Fernando)” correspondiente al siglo XIX. Sus autores, Odalis Valladares y Mario Meza, son egresados de dicha Universidad y han preparado este documento que no solo recopila la lista de las tesis defendidas sino que explica, mediante un estudio introductorio, el contexto en que fueron defendidas y producidas, así como su ubicación, a manera de guía para alentar a los investigadores a consultarlas.

Conferencia de Carlos Aguirre: ¿Perú Campeón? Fútbol y nacionalismo en 1970

Escrito por José Ragas. Posteado en Agenda

El 3 de octubre de 1968, las fuerzas armadas derrocaron al presidente Belaúnde Terry e iniciaron una “revolución” sui generis cuyos objetivos eran el cambio radical de las estructuras sociales y económicas y la búsqueda de la justicia social y la liberación nacional. Meses después, en agosto de 1969, la selección peruana de fútbol lograría –por primera vez en su historia– la clasificación para disputar la Copa Mundial de México en 1970. Se produjo entonces una ola de entusiasmo futbolístico y nacionalista, tanto entre la población como al interior del régimen militar, reflejado en manifestaciones callejeras, caravanas, despliegue de símbolos patrióticos, discursos oficiales, condecoraciones, etc.

La coincidencia en el tiempo del discurso y práctica nacionalistas de los militares y los éxitos futbolísticos de la selección (reforzada por los intentos del régimen de aprovechar políticamente la popularidad del fútbol) produjo una compleja articulación de varios tipos de sentimientos identitarios que, aunque en apariencia se reforzaban mutuamente, al final mostrarían las fisuras y limitaciones de la retórica nacionalista que tanto el gobierno militar como el fútbol parecían reflejar.

Esta presentación reconstruye las vicisitudes de esta relación entre deporte, política y cultura popular y analiza el impacto que tuvo el fútbol, tanto en sus momentos más gloriosos como en sus menos brillantes, en la formación y manifestación pública (a veces espontánea, a veces dirigida) de imaginarios colectivos.

Versión “Mobile”

Tablet + iPhone

Ahora nos podrás seguir desde tu dispositivo móvil en un formato exclusivo.

Siempre innovando!

Boletín

Suscríbete vía e-mail


Acerca

Historia Global Online es un blog especializado en Historia Mundial para especialistas y usuarios en general.

Contacto