Especiales

Barack Obama y la larga lucha por los derechos de la comunidad gay en Estados Unidos (1969-2013)

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

El Presidente Barack Obama se convirtió en el primer presidente en usar el término “gay” como una referencia a la orientación sexual en su discurso inaugural, indicando que el movimiento por igualdad formará parte del panteón norteamericano de las luchas por los derechos civiles. “Nuestro viaje no será completo hasta que nuestros hermanos y hermanas gay sean tratado por igual ante la ley”, dijo el Presidente. “Porque si hemos sido creados como iguales, entonces el amor que profesamos hacia el otro debe ser también igual”.

En su discurso, Obama hizo una referencia adicional a la igualdad gay. Él colocó la protesta de 1969 contra una intervención policial en un bar gay en Greenwich Village como el punto de partida del movimiento por los derechos civiles, y situándolo al mismo nivel que otros momentos históricos decisivos en las batallas por los derechos de la mujer y de la igualdad racial. “Nosotros, el pueblo, declaramos el día de hoy que la más evidente de las verdades –aquella de que hemos sido creados por igual- es aun la estrella que nos guía, del mismo modo que ha guiado a nuestros ancestros a través de Seneca Falls y Selma y Stonewall”, dijo Obama.

Seneca Falls se refiere a la convención de 1848 de mujeres activistas en Nueva York, que terminó en una de las más radicales declaraciones públicas a favor de la igualdad entre hombres y mujeres. El 7 de marzo de 1965, en Selma (Alabama) se organizó una marcha para defender el voto afro-americano y protestar por el asesinato de un joven afro-americano a manos de un efectivo policial. El evento sería conocido posteriormente como el Domingo Sangriento por la violencia que se ejerció contra los manifestantes por la policía en el Puente Edmund Pettus, lo que provocaría una ola de indignación nacional. Al mencionar Stonewall con Seneca Falls y Selma, “se hace una asociación muy estrecha con otras luchas por la libertad que gozan de gran legitimidad”, dice John D’Emilio, profesor de la Universidad de Illinois en Chicago, que ha escrito ampliamente sobre Stonewall. “Tan solo piénselo: se trata de un grupo de personas contemporáneas al presidente que han sido agraviadas”.

Los defensores de los derechos de la comunidad gay han celebrado este hecho. Obama “ha hecho historia al conectar las vidas de las parejas gays y lesbianas que luchan por igualdad en el matrimonio con la orgullosa tradición de igualdad de derechos para todos”, dice Chad Griffin, presidente de la Campaña por los Derechos Humanos, una organización que defiende a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. En San Francisco, el epicentro del activismo gay, Kate Kendell, director ejecutivo del Centro Nacional por los Derechos de las Lesbianas, se encontraba viendo el discurso inaugural con un grupo de aproximadamente 70 amigos. “Todos estaban conmovidos y se sintieron privilegiados por ver cómo la historia se creaba ante sus propios ojos”, dijo en una entrevista. “Todos compartimos la sensación de ser testigos de un momento de liberación”.

Además del impacto de las palabras de Obama está el hecho de que su segunda inauguración ocurrió durante el feriado que celebra el nacimiento del asesinado líder de los derechos civiles, Martin Luther King Jr. El Presidente realizó el juramento usando las Biblias que habían pertenecido a King y Abraham Lincoln. El momento en que sus comentarios han sido realizados también es importante. El próximo marzo, la Suprema Corte se hará cargo de dos casos que involucran los esfuerzos a nivel de estados y de gobierno federal por preservar la definición tradicional del matrimonio limitado solo a parejas heterosexuales.

El momento marca asimismo la evolución de los propios puntos de vista de Obama y la intensidad de su defensa en favor de los derechos de la comunidad gay. Cuando fue electo en 2008, él se oponía al matrimonio de un solo sexo. Dos años después, dijo que su posición sobre el tema estaba “evolucionando constantemente”. En mayo, fue el primer presidente norteamericano en incorporar el concepto de que parejas del mismo sexo debían ser autorizadas a casarse. En 2011, eliminó la prohibición de que los gays pudiesen servir en las Fuerzas Armadas. Su administración se ha negado asimismo a defender el Acta en Defensa del Matrimonio de 1996, una ley federal que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

En los primeros años de su administración, algunos defensores de los derechos de la comunidad gay habían expresado frustración por el poco entusiasmo que veían para sus agendas. El columnista Andrew Sullivan observó de manera ácida que el Presidente había sido capturado por la “urgencia del cuando se pueda”, una alusión a la frase favorita de King usada por Obama que describe la “urgencia del ahora”. Pero luego del giro de Obama hacia el matrimonio gay el año pasado, Sullivan escribió una historia que presentaba al Presidente con un halo de arcoíris. En el encabezado se podía leer: “El Primer Presidente Gay”. Kendell dijo que Obama ha demostrado ser “un líder de primer orden, y el tipo de aliado que nunca hemos tenido hasta ahora en la Casa Blanca, y que necesitamos para terminar este trabajo”. “Para que cualquier movimiento por los derechos civiles triunfe”, añadió, “lo que necesitas son individuos dispuestos a arriesgar su poder y su capital político por ti”.

 

Obama invokes gay rights in inaugural address“, por Karen Tumulty, apareció en The Washington Post (22 de enero de 2012). Para conocer más sobre los movimientos descritos en el post, recomiendo estos ensayo, uno del blog Nursing Clio: “Seneca Falls, Selma, and Stonewall: The Enduring Legacy of Leftist Social Movements” y el otro de NPR, Stonewall? Explaining Obama’s Historic Gay-Rights Reference.

La imagen de la cabecera corresponde a la famosa portada de The New Yorker con motivo de la declaración del Presidente Obama a favor del matrimonio gay en mayo de 2012.

 

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Manifiesto por la Historia
La Reforma Agraria: un amargo balance (1969-2009)