Especiales

El arte de quemar libros. Ray Bradbury (1920-2012) y Fahrenheit 451 en novela gráfica

2
shares
Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
Tendencia

Para algunos, quemar libros es un acto noble, purificador, que nos libra de las influencias perniciosas de escritores contrarios al sistema. Para otros, es una salvajada, propia de dictadores y sociedades autoritarias que no respetan el libre pensamiento. Sin embargo, existe un tercer grupo de personas que considera que lanzar libros a la hoguera es un oficio como otros, una forma de ganarse la vida, como quien reparte cartas, arregla el césped o trabaja en un supermercado.

Este último es el caso de Guy Montag, personaje de la novela de Rad Bradbury, Fahrenheit 451 (1953). Para él, quemar libros y recibir un sueldo es una rutina, que no se compara con la motivación de hacer su trabajo “por el bien de la humanidad”.

Al igual que Animal Farm, la novela de Ray Bradbury se inserta en un tipo de literatura en los años de la Guerra Fría, y en la que se explora la posibilidad de cómo el totalitarismo había permeado a la sociedad y la amenaza que significaba para el futuro. Si Orwell había establecido su Animal Farm en un espacio imaginario, el de una granja (aunque pensando en Gran Bretaña), en su siguiente obra, 1984, se acercará al terreno de la distopía al proyectar este temor hacia un futuro a mediano plazo.

En medio del auge por las novelas gráficas, ahora Fahrenheit 451 fue convertida a este formato y traducida al español. A manera de homenaje por la muerte de su autor, incluyo las primeras páginas de esta nueva versión de un clásico de la literatura.

 

Enlaces relacionados

Winston Manrique Sandoval, La segunda vida de ‘Fahrenheit 451’ (El País, 12 abril de 2010)

Créditos: la imagen de la cabecera proviene de aquí.

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi website personal:
También te puede interesar
Somos, de El Comercio, opina sobre el colegio de historiadores
La ciencia política y su incapacidad de predicción