Especiales

Entre Malthus y la cautela: Ya somos 7 billones

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

Danica Camacho o Nargis: si no escuchó hablar de ellas antes, ya lo hará en los siguientes meses y años. Es el presunto nombre de la habitante 7 billones de este planeta, a solo hace 12 años de haberse anunciado el/la habitante 6 billones. (Braudel se asombraría menos de la cantidad de seres vivos actuales como de aquellos que estarían reunidos en un eventual Juicio Final, como ya lo dio a entrever en La Identidad de Francia).

Quizás este no sea el mejor momento para festejarlo: recesión económica, protestas y una serie de desastres naturales obligan a poner debajo de la alfombra cualquier instinto de celebración, especialmente para los encargados de diseñar las políticas y la economía. Hasta hace algunos años atrás es posible que esta noticia hubiese provocado un desborde de entusiasmo, similar al de los países cuando celebran la llegada de su ciudadano/a número “x” millones mientras los políticos y las celebridades se agolpan para tomarse fotos en el hospital y prometerle desde pañales hasta educación gratuita.

Eso no ocurre más. Una rápida revisión de los medios permite descubrir si no un pesimismo apocalíptico si al menos cautela o mesura. El “progreso” ha dejado de medirse en torno a la cantidad de población de un territorio y cada vez son más los estados que buscan regular e intervenir en las habitaciones de sus ciudadanos y controlar la procreación. Algunos los hacen de manera original y no intrusiva, con bonos o incentivos, tratando de mantener un equilibrio no solo en el presente sino como proyecto nacional de las próximas décadas. Otros gobiernos no dudan en revivir políticas de eugenesia, como ha ocurrido en el Perú con las esterilizaciones forzadas. La inmigración es otro factor que los gobiernos están tomando en cuenta, especialmente en Europa. Mientras, Estados Unidos está aún procesando las cifras de su último censo con todos los cambios demográficos y sociales que ello ha traído.

Frente a un panorama así, lo que se suele hacer es volver la vista hacia atrás y buscar algún pensador o intelectual (de preferencia post-Ilustración) del cual agarrarse y hacer de él un paradigma. Ya ocurrió con Marxcuando estalló la crisis económica de 2008. Y ahora el turno es de Malthus. Aquí va un pasaje de un artículo sobre la actualidad del “demógrafo” inglés y a continuación recursos para comprender mejor a un planeta de siete billones de seres humanos.

Acorralado por la clase trabajadora de su época, el Reverendo Thomas Malthus (1766-1834) estaría sorprendido de su actual popularidad. Porque eso es lo que es hoy en día: popular. Comentaristas, activistas y académicos se deshacen en términos elogiosos: “¿Sabes qué? El tal Malthus tenía razón. Hay demasiada gente y están consumiendo mucho”. A inicios del verano, un columnista de Time no tenía duda alguna sobre la importancia del pastor. La población global es “cada vez más grande y más hambrienta”, anotó, “los precios de los alimentos están llegando a niveles históricos” y “cada nuevo reporte sobre una sequía o inundación provoca temor sobre crisis en la producción agrícola”. “Mirando alrededor, no es difícil concluir que Malthus fue un clarividente”. Escribiendo en el semanario británico, the New Statesman, el amante de la vida silvestre Sir David Attenborough tenía una opinión similar: “La verdad fundamental que Malthus nos dejó se mantiene vigente: no puede existir más gente en el planeta de la que pueda ser alimentada”. Para no quedarse fuera, The Guardian, la publicación favorita de liberales e izquierdistas, también sugirió algo similar: ‘(Sus) argumentos inspiraron a Charles Darwin y su teoría de la evolución, la cual tiene validez en el mundo natural’.

El artículo, escrito por Tim Black, continúa aquí. Y lo que viene a continuación es un reportaje de News Hour sobre las implicancias del nuevo tamaño de la población mundial.

 

Pero no todo es tan gris. Hans Rosling nos da algunas razones por las que la cosa podría no estar yendo tan mal. Como para no tener que arrojar la botella de vino. O al menos para ponerla en la nevera.

 

Enlaces relacionados

CNN. Just how big is 7 billion?

Carlos Aramburú. Ya somos 7 mil millones en el mundo

El especial de National Geographic es de consulta obligatoria.

Si tienes twitter, sigue el hashtag #7billion

Créditos: la imagen de la cabecera proviene de aquí.

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Patrimonio en peligro: el robo de libros de la Biblioteca Nacional del Perú
De Haya de la Torre a Alan García: el APRA y los pueblos de la selva