Especiales

Desde el infierno: Galileo, la física moderna y la Divina Comedia

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

“Si he logrado ver más lejos, es porque he estado sentado sobre hombros de gigantes”.

Cuando Sir Isaac Newton hizo esta declaración, en 1676, el nombre de Galileo Galilei no debió estar lejos de su pensamiento. Galileo, quien murió el año en que Newton había nacido, sentó las bases de lo que luego el inglés denominaría Leyes de la Dinámica, así como muchos otros de los principios que se desarrollaron durante la Revolución Científica. Los hombros de Galileo, posiblemente más que los de ningún otro personaje en la historia, sirvieron como un centro de observación para generaciones de científicos.

Fue Galileo quien de manera contundente desplazó la idea de que el sol giraba alrededor de la Tierra, quien desmanteló el tambaleante edificio de la física aristotélica. A diferencia de sus contemporáneos, el italiano se resistió de manera enfática a encajar sus hallazgos dentro del saber convencional. Por medio de una infatigable dedicación a la observación y los experimentos, fue él quien nos introdujo en la edad de la ciencia moderna.

Dada su devoción al hecho empírico, parece extraño pensar que las ideas más importantes de Galileo puedan haber tenido sus raíces no en el mundo real sino en uno ficticio. Pero ese es el argumento que el profesor Mark Peterson, del Count Holyoke College, ha venido desarrollando en los últimos años: específicamente, que una de las contribuciones más importante de Galileo a la física provino de su intento por medir el Infierno según la obra de Dante Alighieri. O, para ser más precisos, por descalificar las medidas propuestas por el poeta sobre el Infierno.

En 1588, cuando Galileo era un desconocido de 24 años de edad, fue invitado a dar algunas conferencias sobre la Divina Comedia. Muchos en el auditorio debieron haber entrado en shock o haber palidecido al ver a este joven presuntuoso apropiarse del escenario y empezar a señalar los vacíos en lo que se pensaba era un mundo perfecto construido por el poeta.

Para seguir leyendo el artículo aparecido en The Boston Globe, haz click aquí: ‘Measuring Hell‘.

Y para acompañar la lectura del artículo, un video que explica esta fascinante hipótesis y conecta a Galileo con Dante.

Créditos: la imagen de la cabecera proviene de aquí.

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Modernidad y disciplina en Egipto (1820-1880)
Are You Prepared Against A Hack?