Historiadores

Nota aclaratoria del Coloquio de Estudiantes de Historia de la PUCP

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

En dos recientes posts (aquí y aquí), el Sr. Eugenio D’Medina, profesor contratado del Departamento de Economía de la PUCP, ha dejado sentada su posición sobre un incidente ocurrido con el Coloquio Internacional de Estudiantes de Historia de la PUCP, en donde se queja por haber sufrida una presunta “censura” debido a que una ponencia suya (“El legado liberal de José Faustino Sánchez Carrión”) no fue aceptada por los organizadores.

A su vez, el Coloquio Internacional de Estudiantes de Historia (CIEH, en adelante) ha emitido una nota aclaratoria, incluida al final de este post, en la que rechaza tajantemente los comentarios del Profesor D’Medina, los cuales resumo a continuación:

1. El Profesor D’Medina señala que la ponencia de su autoría enviada al CIEH este año “se ajustó a todos los requerimientos de las bases” (lo cual es inexacto, como indicaré a continuación).

2. El mismo D’Medina desliza además la posibilidad de que haya sido el contenido de la ponencia lo que pudo haber provocado lo que él considera un “veto” (debido, supuestamente, a la actitud de otros espacios que no habrían reproducido comentarios suyos).

Todo esto lleva al Profesor D’Medina a pensar que el impedimento a participar en el CIEH es parte de una estrategia en la que la Universidad privilegia una tendencia antidemocrática, la misma que habría provocado la censura de su participación en un evento de Historia.

Lo cierto es que el Profesor D’Medina no podrá participar este año no porque sea economista o de otra profesión distinta a la de Historia. Él ha sido impedido de participar porque simplemente desconoció una condición básica y pública del evento: no es estudiante.

Lo que ocurrió con la ponencia del Sr. D’Medina fue lo siguiente. Él la hizo llegar a la Comisión encargada de recibirla, la cual procedió a realizar una primera revisión de los requisitos formales para luego designar un profesor que evaluara la misma y estableciera si procede o no para ser presentada en el Coloquio. Por lo general, las evaluaciones son remitidas al potencial ponente, bien para indicarle que se trata de sugerencias menores o bien para señalarle que hay sugerencias de fondo que llevan a recomendarle reelaborarla en un plazo establecido o bien invitarlo a presentarse el próximo año.

En el caso del Profesor D’Medina, como ya lo indiqué, su participación fue desestimada al no cumplir con un requisito elemental: no ser estudiante. Las bases del Coloquio son muy claras al respecto:

3. Participantes: Estudiantes, egresados e investigadores de universidades peruanas y extranjeras, y público en general. Podrán presentar trabajos únicamente estudiantes, egresados y licenciados de la especialidad de Historia o disciplinas afines, de universidades nacionales y extranjeras. (Énfasis nuestro)

Asimismo, el Profesor D’Medina señala que los miembros del CIEH sabían que él era docente cuando estableció comunicación con ellos. Pero de la lectura de los correos que él mismo ha hecho públicos vemos que no es así. En el mail de fecha 11 de agosto, en respuesta al enviado por él ese mismo día, la Comisión del CIEH le saluda de la siguiente manera: “Estimado Eugenio”, asumiendo que es alguien que cumple con los requisitos señalados en las bases (y que las ha leído) y con una familiaridad propia dirigida hacia otro estudiante. Poco después, cuando el Profesor D’Medina envía su CV y el CIEH se percata de que no cumple con el requisito ya mencionado, cambia el encabezado a “Estimado profesor D’Medina” en el mail de fecha 01 de setiembre. Por otro lado, en el correo remitido por el Profesor D’Medina no hay nada que indique que es docente, pues no firma como tal.

Luego de que los documentos remitidos habían sido revisados uno por uno, la Comisión encargada le escribió al Profesor D’Medina para hacerle saber que: “nos vemos en la obligación de comunicarle que no podemos incluir su ponencia en el mismo, pues se trata de un evento cuyo sentido es buscar la participación de, como su nombre lo indica, estudiantes de Historia y de disciplinas afines”.

Lo cual implica que la ponencia ni siquiera fue enviada a evaluar porque no cumplía con este primer requisito. De ahí que el motivo de su no aceptación no fue porque el tenor de la ponencia sea “poco adecuado” ya que no pasó a revisión a cargo de un profesor especialisa (¿qué de inadecuado o polémico puede ser señalar que Sánchez Carrión es liberal?), sino porque no se cumplió un requisito por demás sencillo que hacía innecesario el resto del proceso.

Por ello, y dado que he sido miembro del CIEH por algunos años, luego Coordinador del mismo y más tarde Docente de la PUCP y comentarista de ponencias en dicho evento, lo señalado por el Profesor D’Medina me causa un poco de asombro el calificativo desproporcionado e irresponsable al considerar “censura” a un episodio como este.

El CIEH surgió a inicios de los años noventa como una forma de impulsar los trabajos de los jóvenes historiadores ante la ausencia de espacios académicos para estudiantes, dado que la mayoría de estos espacios estaban dirigidos a profesores, como sigue ocurriendo en la actualidad. Desde entonces, y tras veinte años de trabajo, el CIEH se ha convertido en el evento de estudiantes de más antigüedad en América Latina (y creo que en el resto del mundo).

Anualmente, abre sus puertas a decenas de estudiantes que presentan sus primeras investigaciones no solo ante sus pares, sino ante el público en general. En dos décadas, el CIEH se ha ido asimismo adaptando a los tiempos y buscando la mejor manera de que los estudiantes tengan una tribuna para ofrecer su esfuerzo y a la vez recibir los comentarios y el feedback del público como de los profesores que comentan. El prestigio del CIEH ha llevado a que el número de potenciales ponentes se incremente considerablemente: desde que fui coordinador en 2001 hasta este año, dicho número se ha triplicado. Con más de 70 ponencias por revisar, el procedimiento debe ser estricto. Y no solo eso: debe ser igual para todos, sin privilegios de ninguna clase.

Asimismo, la idea del CIEH ha sido siempre la de alentar la interdisciplinariedad y la diversidad de temas. Dado que la Historia no es un dogma (ni debe llegar a serlo), el CIEH ha organizado mesas o intervenciones que han buscado contribuir al debate público, como ocurrió con una mesa sobre intolerancia religiosa que organizamos en 2001, a pocas semanas de los trágicos atentados del 11 de setiembre. Para ver una relación de la variedad de temas y enfoques en estos veinte años de actividad, pueden hacerlo desde aquí. Lo mismo podríamos decir de la Especialidad de Historia de la PUCP, la cual muestra una diversidad que es su principal riqueza, y que brinda variados puntos de vista. La idea de eventos como el CIEH ha consistido precisamente en exponer y defender esa variedad a la vez que ofrecer una tribuna abierta a quienes, como estudiantes, deseen presentar sus trabajos. Nunca se ha censurado a nadie por sus posiciones ideológicas y no es política ni del Coloquio ni de la Especialidad hacerlo.

De modo que comentarios como los del Profesor D’Medina incurren en un error. Algo que se debió a una descalificación por un procedimiento ha terminado convertido en una acusación de censura. Y esto es tendencioso, a la vez que brinda una imagen completamente equivocada del trabajo de los estudiantes.

En todo caso, invito a los lectores a que asistan al Coloquio este año, donde podrán escuchar las investigaciones más recientes de los historiadores. Los miembros del Coloquio señalan que han preparado varias sorpresas, así que el evento promete.
 
 
 
ACLARACIÓN AL PROFESOR EUGENIO D’MEDINA LORA

La Comisión Organizadora del XX Coloquio Internacional de Estudiantes de Historia de la Pontificia Universidad Católica del Perú rechaza las infundadas acusaciones del profesor Eugenio D’Medina Lora.

El Coloquio de Estudiantes de Historia cumple veinte años en nuestra Universidad y desde que surgió, ha sido un espacio de diálogo y discusión en el que los estudiantes presentan sus trabajos de investigación y así se especifica en sus bases. Los profesores no participan presentando ponencias, sino en calidad de comentaristas de los trabajos de los estudiantes. Estos pueden ser de historia o de disciplinas afines, según se constata en los programas del evento a lo largo de sus 20 años. Es más, los miembros que integramos la Comisión Organizadora somos estudiantes de pregrado de la especialidad de historia de la PUCP. Todo ello refleja la idea de que el evento es principalmente de y para los estudiantes.

Los profesores nos apoyan en el proceso de evaluación de las ponencias, el comentario de los trabajos seleccionados, las Mesas magistrales y a través de un asesor que nos acompaña durante el año, que es el tiempo que dedicamos a la organización del evento. Por ello, la actitud del Sr. D’Medina Lora, profesor contratado del Departamento de Economía de nuestra Casa de estudios, nos apena mucho porque no hace más que desconocer el esfuerzo no solo de esta Comisión organizadora, sino de varias promociones de estudiantes de historia al acusarnos de no aceptar su ponencia sobre “El legado liberal de José Faustino Sánchez Carrión”, por razones ideológicas. El contenido de la mencionada ponencia no fue evaluado porque el ponente incumplía el requisito básico de ser estudiante y por ello, no podía ser aceptada. Esto se le comunicó de forma precisa en su debido momento. Este año hemos recibido alrededor de 70 ponencias de estudiantes y todas ellas han pasado por una rigurosa selección usando criterios estrictamente académicos por parte de los docentes.

Esperamos que estas líneas aclaren que la negativa a la participación del profesor Eugenio D’Medina Lora se basa únicamente en el hecho de que es docente y no estudiante. De ninguna manera se fundamenta en razones ideológicas, políticas o de otra índole, como él ha señalado irresponsablemente en la carta que ha hecho pública.

Invitamos a todos los interesados a participar de nuestro evento y con su presencia, apoyarnos para que este sea un éxito.

Atentamente,

Comisión Organizadora
XX Coloquio Internacional de Estudiantes de Historia
Pontificia Universidad Católica del Perú

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Arguedas es del Perú: Pronunciamiento de los antropólogos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
La historia que no fue: Mario Vargas Llosa presidente del Perú (1990-1995)