Especiales

Lecciones de guerra: la Iliada y la invasión de Irak

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

Mientras hay quienes buscan algún referente inmediato (y útil) que sirve para salir -o cuando menos, justificar- del atolladero en el que Estados Unidos se encuentra en Irak y Afganistán, Charlotte Higgins, en un artículo publicado en The Guardian, nos arrastra más atrás, hasta los orígenes de los tiempos, para entregarnos una provocativa relectura de la mayor gesta de nuestra historia: la Iliada.

No es la primera vez que la Iliada se emplea para realizar preguntas sobre algún conflicto contemporáneo. Si bien Alejandro Magno llevaba una copia consigo, no faltó quien estableciera algunos paralelos, desde la psiquiatría, entre el trauma sufrido por los soldados de la guerra de Vietnam con Aquiles y su duelo por la muerte de Patroclo. Como lo recuerda la autora, el libro es materia de estudio en la Academia Militar de West Point, lo que le permite establecer algunas conexiones con la actual guerra en Irak.

  
La Iliada y lo que puede enseñarnos sobre la guerra
  
La Iliada es el primer gran libro, y el primer gran libro sobre el sufrimiento y la pérdida en una guerra. Amamos contar historias sobre la guerra. Tony Blair hizo lo propio cuando brindó evidencia a la Comisión Chilcot (que investiga la participación de Gran Bretaña en Irak) el día de ayer: la última y el menos poético de los intentos por explicar el choque de poderes entre el Este y el Oeste. El debió hacer notar que hay elementos que se remontan a la Iliada: el escritor Dio Chrysostom sostiene que Homero, por motivos personales, suprimió la verdad sobre la Guerra de Troya. En realidad, los griegos perdieron. “Los hombres aprenden con dificultad, pero son engañados con mucha rapidez”.
 
¿Por qué es el primer libro sobre la guerra? Quizás porque la guerra está estrechamente unida a la necesidad humana por contar historias. La civilización, con sus acuerdos, sus límites, sus jerarquías, alimenta tanto la narrativa como el conflicto. En La Iliada, son dos los personajes alrededor de los que esta narrativa se desarrolla. Aquiles canta las historias de los héroes, y Helena teje escenas de lucha en una elaborada tela. (…)
 
En la actualidad, los estudiantes en la Academia Militar de West Point, donde se forma la elite militar y donde se puede obtener una especialización (un minor degree) en “Estudios sobre terrorismo”, estudian la Iliada como parte de sus cursos de literatura. En su libro publicado en 2007, Soldier’s Heart, Elizabeth Samet, profesora de literatura en esa institución, recuerda la visita del poeta y traductor Roberto Flagles, quien recitó, en griego, las primeras mil líneas de la Iliada. El grueso de su entonces audiencia debe estar ahora en control de Iraq y Afganistán. El lenguaje militar de los conflictos trae incluso recuerdos distantes de Homero: Operación Aquiles fue el nombre designado para una operación de la OTAN en 2007 con el propósito de limpiar de talibanes la provincia de Helmand.
 
La guerra de Troya -un episodio más o menos mítico- fue un guerra de diez años que significó el sitio de Troya por una coalición de griegos, con el propósito de devolver a Helena a su marido espartano, Menelao. La Iliada no se centra en las famosas causa del conflicto (el rapto de la princesa troyana por Paris) ni en el espectacular y sangriento final (la estratagema del caballo de madera o el brutal saqueo de la ciudad). En vez de eso, el tema del poema es la menis, la furia, específicamente aquella del mejor guerrero de los griegos: Aquiles. (…)

Lee el artículo completo aquí.

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
El santo y la guerrilla: el legado iconográfico del Che Guevara
La Historia (o algo que se le parece) contada por los estudiantes