Historiadores

Historiador chileno Sergio Villalobos opina sobre relaciones Perú-Chile

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

Entrevistado por un canal de televisión a propósito de la tensa coyuntura que involucra al Perú y Chile, el historiador Sergio Villalobos se ha despachado con una serie de improperios e inexactitudes que escapan al terreno de lo académico y se dirigen hacia  la calumnia gratuita. Como historiador peruano, no puedo sino rechazar lo expresado por Villalobos, ya que no lo sustenta en posturas académicas sino en agravios.

De acuerdo con la interpretación de Villalobos, el Perú le debe una doble Independencia a Chile: de España y de Bolivia (!). Jugando con la idea de “mito” y “realidad”, SV justifica lo ocurrido durante la ocupación de Chile con argumentos como lo de episodios que son “propios de la guerra”, pero cuando son los peruanos los que atacan, eso no es propio de una guerra y con justa razón habría incrementado la animosidad.

Mención aparte merece el comentario sobre la historiografía peruana, a la que califica como “mal trabajada” y “tendenciosa”. No voy a entrar en comparaciones, porque sería pisar el palito, pero ¿cómo mide Villalobos ambas historiografías? No le conozco ningún trabajo historiográfico y debo asumir que los suyos son muestra de la calidad que pregona. La historiografía chilena ha desarrollado de manera notable la historia social y política, especialmente al abordar temas de historia contemporánea relacionados con el Golpe de 1973 y el legado de Pinochet (entre mis historiadores chilenos favoritos están: Gabriel Salazar y Alfredo Jocelyn Holt, entre muchos otros). Pero la historiografía peruana también ha demostrado avances bastante meritorios, especialmente en lo referido al estudio del siglo XX y la historia política. Además, ambas historiografías han comenzado a desarrollar proyectos comunes, en un sano intento por abordar pasados comunes antes que separarlos.

Ante la pregunta del reportero de si hay algún futuro común en base al Pacífico, señala que el resentimiento peruano haría imposible una conciliación, ya que este se encuentra en todas partes, como en los textos escolares (¿?). Esta animosidad sería resultado de maniobras de los gobernantes peruanos ante su baja popularidad. Dado que el Perú es un país “pobrísimo” y que la situación económica actual solo se mantendría “hasta el próximo golpe militar”. Además, es un país que está dividido en diferentes sectores sociales y que, por ello, “no tiene comparación con Chile”.

 

No sé si Villalobos se da cuenta que finalmente lo que hace es reforzar innecesariamente los prejuicios con los que los países de la región han mirado a Chile, y que en esta entrevista no hace sino confirmarlos, como aquel que opone la multiculturalidad como un problema frente a un Chile aparentemente homogéneo en lo social. Asimismo, la cuestión del crecimiento económico, que opone a un supuesto Chile-rico contra un Perú-pobre. Comentarios como los de Villalobos no ayudan a que el terreno académico e historiográfico sirva como una plataforma a futuro para la construcción de una memoria común y que dejemos atrás estas brechas que muchos países han tenido y que han podido superarlas.

Quienes han seguido mis comentarios sobre las relaciones peruano-chilenas a nivel de países y de historiadores saben que en mi modesta opinión la cosa diplomática transcurre por canales distintos a los académicos, y que a veces es mejor hacerse a un lado e ir contra la corriente. Es decir, forjar más lazos entre ambos países en vez de echar más leña al fuego. Un ejemplo reciente es la participación de un notable grupo de estudiantes chilenos en el Coloquio de Historia de la PUCP, donde alternaron con sus futuros colegas peruanos.

Creo que lo mejor es volver a los textos, producir más historia común, tratar de encontrar coyunturas o elementos comunes entre ambos países y no prestar atención a una nueva rama de la historia, la “historia hepática”, por quienes se autodenominan historiadores, ni de aquí ni de allá.

  
Créditos: Agradezco a José Luis Rénique y Carlos Aguirre por hacerme saber de la entrevista y proporcionarme el link.

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
¿Preguntas, dudas? Una semblanza de Jeffrey Klaiber S.J. (1943-2014), por Javier Puente
Del virreinato al caso Fujimori: la imagen del buen juez