Historiadores

Negando el Holocausto: el juicio a David Irving y el rol de los historiadores

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

En 1996, David Irving demandó a Deborah Lipstadt por unos comentarios que esta última había escrito sobre él en su libro: Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory, en el cual llamaba a Irving: “uno de los más peligrosos voceros” del negacionismo del Holocausto.

En ese entonces, Irving había construido una sólida aunque polémica reputación como historiador, ya que habñia escrito numerosos libros sobre la segunda Guerra Mundial, los mismos que eran leídos masivamente y gozaban de la crítica benigna de los historiadores profesionales. Pero Irving no era un historiador profesional, en el sentido estricto del término: nunca siguió la carrera de Historia y no ocupaba, por tanto, ninguna cátedra en ninguna institución. El suyo era un trabajo de “historiador amateur” como le gustaba denominarse, y en su posición de “independiente”, fustigaba a los historiadores profesionales por no revisar documentación y por estar atado a determinadas posiciones.

La obra de Irving se inscribe abiertamente entre quienes pretendían exculpar a Hitler no solo de los fracasos de la guerra que llevó a Alemania a su punto más bajo, sino del Holocausto.

Volviendo al tema del juicio, la demanda interpuesta a Deborah Lipstadt (DL, en adelante) fue hecha en el Reino Unido, lo cual planteaba un cambio: debía ser ella quien se defendiera de la demanda y no Irving quien sustentara el caso. Así, el juicio pasó a representar uno de los momentos más tensos no solo por imponer y reivindicar la memoria del Holocausto sino la profesión histórica frente a quienes la utilizaban para difundir sus ideologías, como Irving y su rechazo a aceptar la matanza de población judía en la Segunda Guerra Mundial.

Los argumentos de Irving fueron deshaciéndose a medida que el pull de expertos capitaneados por el staff de abogados de DL ponían en avidencia sus maniobras, como ocultar documentos, leerlos de manera distorsionada, relativizar cifras, traducir términos de modo erróneo, entre otros.

Al final, el juez (no hubo jurado por lo complicado del caso) dictaminó lo que los expertos habían señalado: que Irving era un antisemita y racista, que había distorisionado la información histórica para sus propósitos.

El juicio también permite poner sobre la mesa algunas preguntas que implican a los historiadores y a la Historia como disciplina científica. Sugiero revisar los links y luego revisar las preguntas que a continuación inserto y que serán motivo de discusión en el Seminario de Historiografía que estoy llevando en UC Davis.

 
PREGUNTAS:

¿Por qué los historiadores profesionales no pudieron evitar que Irving difundiese su mensaje? ¿Qué herramientos tenemos los historiadores profesionales para evitar que alguien como irving aparezca nuevamente?

¿Fue positivo que se diera un juicio que implicara a historiadores?

¿Qué diferencia existe entre revisionismo y negacionismo?
 

ALGUNOS LINKS ÚTILES SOBRE EL JUICIO:
 
Los documentos completos del juicio pueden ser revisados aquí: http://tiny.cc/r5LTt
 
Jorge Valdez me informa que hace unos días alguien hackeó la web de Irving: http://bit.ly/4hgtu0
 
Otros libros relacionados con el juicio y que pueden ser leídos gratuitamente son:

Richard Evans, uno de los testigos llamados al juicio como experto, dejó su versión y reflexiones sobre el juicio en: Telling lies about Hitler. Este es el enlace en Google Books: http://tiny.cc/7pZbU

Deborah Lipstadt escribió su visión personal del juicio en History on trial. A day in court with a Holocaust denier. El link a Google Books, aquí: http://tiny.cc/Rlftt

Robert jan Van Pelt, otro de los expertos llamados como testigos (igual que Richard Evans), escribió The case for Auschwitz. Evidence from the Irving trial. Aquí el link a Google Books: http://tiny.cc/4LYDa

D.D. Guttenplan es un periodista que publicó su investigación personal sobre el juicio, con entrevistas a Irving, Lipstadt y uno de los jueces. Aquí el link a Google Books: http://tiny.cc/ydcag

Créditos: Gracias a Jorge Valdez por ponerme en aviso de lo ocurrido con David Irving y el hacker que ingresó a su página (¿no habrás sido tú, Jorge?).

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
¿Y dónde está el archivo?
Lapsus brutus: cuando los presidentes se equivocan