Historiadores

Crisis, inversión privada y Patrimonio cultural: notas sobre un reciente proyecto de ley

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

Por el blog Patrimonio es desarrollo nos enteramos del proyecto de Ley que el Poder Ejecutivo ha enviado para su (inmediata) aprobación. Se trata del Proyecto de Ley Nº 3464/2009-PE dirigido al presidente del Congreso y que solicita principalmente que sea el Congreso de la República el único ente responsable de designar como bienes culturales los restos encontrados en una zona destinada a la construcción.

La razón es muy sencilla: el Instituto Nacional de Cultura, la entidad hasta ahora encargada de evaluar la naturaleza patrimonial de un determinado terreno, demora seis meses en realizar el peritaje, lo cual es considerado como un “retraso” por quienes desean comenzar a construir en una determinada área. Como lo señala el texto del Decreto Ley, en el contexto de crisis actual y ya que ha sido el sector construcción el que ha empujado el crecimiento de los últimos años, esto es inaceptable.

Por ello, no han tenido mejor solución que encargarle el peritaje y análisis así como la decisión final al Congreso de la República, cuya eficiencia en materia cultural y ejecutiva está fuera de toda duda o discrepancia. Así, ni el INC, ni el Archivo General de la Nación, ni la Biblioteca Nacional, serán a partir de ahora los responsables de definir qué bienes pasan al Patrimonio Cultural de la Nación sino nuestros ilustrados y siempre bien amados Padres de la Patria.

Para el Gobierno, esto permitirá a los inversionistas no tener que preocuparse más porque en los lugares que van a construir existan restos arqueológicos, ya que esto se resolverá fácilmente en el Legislativo o, en último de los casos, en un arbitraje (entiéndase negociación a puertas cerradas). En ese sentido, y según lo que refiere el proyecto de ley, el Patrimonio sería una carga, un estorbo que ocasiona pérdidas antes que beneficios al país.

La idea detrás del proyecto no es facilitar y agilizar los trámites por medio de los entes apropiados sino sencillamente cumplir con la formalidad y tratar de pasar por alto este requisito de peritaje. Desde el punto de vista del ejecutivo, es un fastidio que nuestro país tenga tantos restos arqueológicos, y que los antiguos peruanos hayan enterrado a sus seres queridos y sus pertenencias en lugares donde siglos después algún empresario emprendedor traería dinero y trabajo al país. Siguiendo el pensamiento-guía del presidente, esto podría ser un complot de las culturas prehispánicas de la costa o una conspiración de la población que vivió en la colonia y la República en estos lugares para estorbar al gobierno en estas horas difíciles de crisis internacional (¿no que habíamos salido ya de ella, señor García?).

Ni la titular del INC, Cecilia Bákula, ni de los demás entes, han dicho esta boca es mía ni han salido a declarar a nombre de su institución.

El Proyecto aquí

Lee aquí el análisis del mismo por la Coalición Peruana para la Diversidad Cultural

 

Créditos: Imagen de la cabecera: blog Choledad privada

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Comentarios a “La Teta Asustada”
¿Preguntas, dudas? Una semblanza de Jeffrey Klaiber S.J. (1943-2014), por Javier Puente