Historiadores

La biblioteca privada de Hitler

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

¿Qué leía Hitler? Reformulemos la pregunta: ¿qué libros fueron necesarios para que alguien se convierta en uno de los personajes más sanguinarios de la historia? Timothy W. Ryback ha logrado responder esta pregunta. Su investigación, titulada Hitler’s Private Library: The Books That Shaped His Life (2008) nos sumerge en el fascinante mundo de la lectura del Führer y de qué modo los libros terminaron moldeando su personalidad y desequilibrado modo de pensar.
 

Ex libris de Hitler

Ex libris de Hitler

De acuerdo con Ryback, el Führer era un lector voraz, incapaz de dejar de leer, y tuvo ese hábito hasta en los momentos más adversos. Se estima que su biblioteca tenía alrededor de 16 mil ejemplares. Digo se estima porque su colección de libros no sobrevivió entera después de la muerte de su dueño. Gran parte de esta (10 mil ejemplares) fue a parar a Moscú como trofeo de guerra y se presume que fue abierta al público brevemente en 1990 pero luego desapareció sin dejar rastro. Una parte más pequeña fue a parar a manos de los aliados, específicamente a Washington, donde fue organizada y catalogada. Esta parte le ha permitido a Ryback indagar qué tipo de lector era Hitler.
 

¿Qué leía el Führer? Entre sus lecturas favoritas estaba Shakespeare (autor también favorito de Abimael Guzmán), cuyas obras para Hitler superaban a los autores alemanes. También leía obras militares, libros esotéricos, novelas; su hábito de lectura le demandaba horas, tiempo durante el cual se encerraba en su estudio o buscaba estar alejado de los demás, tratando de que nadie lo interrumpiese, ni siquiera su pareja, Eva Braun, quien por lo menos en una oportunidad sufrió del mal carácter de Hitler por haberlo interrumpido mientras estaba concentrado en sus libros.

Colección personal de Hitler incautada por los Aliados

Colección personal de Hitler incautada por los Aliados

Ryback ha analizado con detalle los títulos de las obras así como las marcas dejadas en los libros, y ha llegado a cotejar los revisar los discursos de Hitler para conocer qué tanto influyó la lectura de estos textos en su forma de comunicarse. Para Hitler, los libros no debían conducir al lector, sino todo lo contrario: como partes de un engranaje que le permitieran confirmar lo que ya sabía. Ya que despreciaba el conocimiento académico, su acercamiento a los libros no buscaba cuestionar su saber previo sino cimentarlo en base a citas, párrafos específicos, pasajes particulares.

Comentarios al libro en The New Republic y The Economist. La reseña de Ian Kershaw al libro, aquí.

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Revueltas y rebeldes: Entrevista a Eric Hobsbawm
Coloquio Internacional de Estudiantes de Historia de la PUCP: Convocatoria
  • JORGE PINTO

    no entiendo como una ministra aprista como carmen vildoso que cometio abusos descriminacion y genocidio quiera limpiarse renunciando, como es posible que ella le den el premio noble de la paz, por dios de que hablamos , de que derechos humanos hablamos dios mio peru, ella es una genocida de nativos.
    si hacen eso entonces se premiara por el genocidio a los nativos.

  • carlos martos

    la Sra. Vildoso está buscando tirarle la pelota a este funcionario menor por la incapacidad de su gestión. Ella era la titular del sector y responsable política ante el Congreso del tema de indígenas y nativos, pues el INDEPA está en su ministerio; si esta oficina y este funcionario mostraron ineficiencia y no le daban respuesta por sus gestiones, ¿por qué los mantuvo allí?.
    Con la incapacidad del INDEPA, se confirma algo que he venido sospechando desde hace tiempo: ¿Para qué sirve ese Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social?, ese ministerio fue inventado por Fujimori en el año 1996 bajo el pretexto de favorecer a las mujeres, pero en realidad ha servido para centralizar en un único sector todo el asistencialismo estatal y poder manipularlo desde allí. Igualmente, todas las oficinas independientes que están en ese sector han mostrado una ineficiencia espantoza y para hacerlas funcionar han tenido que sacarlas de ese ministerio retornarlas a otro sector o dejarlas independientes (como ocurrió con el IPD que volvió al sector educación o el Parque de las Leyendas que ahora funciona autónomamente).
    Si queremos darle importancia al tema indígena y nativo, pues o hay que sacar el INDEPA de este ministerio tan ineficiente o hay que convertir al INDEPA en un ente autónomo sujeto a la PCM.
    Y al MIMDES (ex-PROMUDEH) habría bien en desaparecerlo

  • BIBLIOTECA PRIVADA HITLER

    Entre los libros preferidos de A.Hitler había unos sobre EL BARÓN UNGERN, tenia muchas lineas subrayadas…hay publicado un libro muy interesante en Español (¿2011?)
    EL BARÓN UNGERN, El último General Blanco