Especiales

Pronunciamiento contra la creación del Colegio de Historiadores del Perú

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

La Comisión de Educación del Congreso de la República ha aprobado el proyecto de ley Nº 904/2006-CR, por el cual se pretende crear un Colegio Profesional de Historiadores. Los abajo firmantes consideramos que, entre muchas otras razones, debemos oponernos a este proyecto por los siguientes motivos:

  

 
1) La creación de un colegio de historiadores viola la libertad de expresión y acceso a la información
El proyectado Colegio Profesional de Historiadores del Perú restringiría las posibilidades de comunicar o publicar información histórica, pues reservaría para los colegiados la posibilidad de pronunciarse sobre hechos del pasado. Además, limitaría las formas de investigar temas históricos ya que plantea restricciones para el acceso a la información. En este sentido, el proyecto es inconstitucional, pues atenta contra aquellos derechos que garantizan la libertad de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento.

 
2) Un colegio de historiadores limitaría el libre ejercicio profesional y el desarrollo académico de los historiadores
El proyectado colegio impediría que muchos destacados historiadores nacionales y extranjeros se desempeñen en el Perú puesto que, sin el título de licenciatura, no estarían inscritos en el mencionado colegio. Esta restricción impediría, por ejemplo, que reconocidos magísteres y doctores en Historia no licenciados puedan ejercer la investigación o la docencia universitaria. De otro lado, al establecer como único requisito para poder ejercer como historiador la obtención de la licenciatura y la inscripción en el proyectado colegio, se frenaría el desarrollo profesional meritocrático, pues la colegiatura facilitaría la obtención de plazas laborales a historiadores que no tendrían la necesidad de realizar estudios de posgrado o de continuar con sus investigaciones. Al mismo tiempo, este colegio no tendría cómo promover el crecimiento del campo laboral de los historiadores.
 

3) Un colegio de historiadores sería una traba para el desarrollo de la disciplina y para el enriquecimiento del conocimiento del pasado
Porque el proyecto pretende depurar o erradicar un supuesto intrusismo profesional por parte de no historiadores y, de esa manera, cerrar la posibilidad de que los no historiadores puedan investigar o difundir información sobre la historia. Esta pretensión afectaría el fructífero intercambio académico y debilitaría los lazos que se tejen desde hace muchos años con otras ciencias y disciplinas.
 

4) El trabajo del historiador no se puede regular con un colegio
El trabajo de los historiadores es completamente distinto al de los médicos, arquitectos, abogados, ingenieros, contadores, entre otros, cuyo ejercicio profesional sí genera un impacto inmediato en la sociedad y sí requiere de filtros que regulen su ejercicio. El trabajo histórico es en esencia humanista y liberal, y debe renovarse constantemente. Su regulación, validación o evaluación ética se produce en instancias distintas de las de un colegio profesional; más bien ocurre en la relación que los historiadores establecen con facultades, centros de investigación y redes académicas.

 
5) Un colegio de historiadores no es necesario
Finalmente, no existe un peligro real que, como se plantea en la exposición de motivos del proyecto, amenace el ejercicio de la profesión de los historiadores o impida el desarrollo de la disciplina. Reafirmamos, entonces, que nadie puede ni debe controlar el modo como la historia es narrada, pues ella es de dominio público de todos los peruanos, y que un colegio profesional no generaría beneficios ni inmediatos ni a largo plazo para los historiadores, pues solo sería una instancia burocrática más que, por lo antes expuesto, entorpecería la labor de los historiadores y el desarrollo de la disciplina.

Lima, 04 de mayo de 2009

 
Las personas abajo firmantes

 
Nelson Manrique Gálvez (DNI: 07779676), Antonio Zapata Velasco (DNI: 06382576), Jesús Cosamalón Aguilar (DNI 08023897), Carlos Aguirre (DNI: 09068961), Marisol de la Cadena (DNI: 07587162), Paulo Drinot (DNI: 06522303), María Emma Mannarelli Cavagnari (DNI: 08224795), José Luis Renique (DNI: 06379628), Charles Walker, Emilio Iván Candela Jiménez (DNI: 40743959), José Frank Ragas Rojas (DNI: 10587115), Catherine Paola Rodríguez Manrique (DNI: 40345731), Elizabeth del Pilar Montañez Sanabria (DNI: 41142681), Carlos Alberto Dávila Corrales (DNI: 07494470), Raúl Eduardo Silva Huapaya (DNI: 10195815), Javier Puente Valdivia (DNI: 41517435), Julio Néstor Núñez Espinoza (DNI: 09951936), José Luis Igue Tamaki (DNI: 41541782), Álvaro Luis Macchiavello Espinoza (DNI: 40446610), Cayetana Adrianzén Ponce (DNI: 44284489), Roberto Carlos Niada Astudillos (DNI: 40621637), Valeria Neves Carrillo (DNI: 40960324), Héctor Jesús Huerto Vizcarra (DNI: 42881354), Adrián Luis Enrique Lerner Patrón (DNI: 23810632), Jorge Enrique Bayona Matsuda (DNI: 40666332), Jorge Luis Valdez Morgan (DNI: 40087220), Roberto Bustamante Vento (DNI: 07522037), Gianmarco León (DNI: 40579177), Tilsa Ponce (DNI: 42950245), Ricardo Daniel Guerrero Salazar (DNI: 40840241), Natalia Jaira del Águila Taipe (DNI: 41356489), Javier Andrés Jiménez Aragón (DNI: 42381221), Javier Augusto Espinoza Ríos (DNI: 41725801), Giovanna Ottazzi Ponce (DNI: 41307513), Fabricio Tealdo Zazzali (DNI: 40164625), Carlos Aburto Cotrina (DNI: 07756818), Maribel Yolanda Arrelucea Barrantes (DNI: 09717169), César Pérez-Albela Stuart (DNI: 41148112), Valeria Gatti Álvarez (DNI: 41439142), Maria Ilce Lisseth Ramis Figueroa (DNI: 07781687), Claire Jaureguy Robinson (DNI: 10638746), Rodrigo Cabrera Nieri (DNI: 10803989), María Eugenia de Aliaga Arrarte (DNI: 10725103), Víctor Jesús Arrambide Cruz (DNI: 40397390), Jorge Freddy Huamán Machaca (DNI: 40296879), Talia Choque Chipana (DNI: 42992184), Rodrigo Alonso Sarmiento Herencia (DNI: 41901288), Tamara Deborah Natasha Feinstein, Daniel Parodi, Patricia Ledesma Liébana.

 

Pueden enviar sus nombres, DNI y filiación académica, a: noalchp@gmail.com

Y los invitamos a ver el blog con información actualizada: http://noalcolegiodehistoriadores.blogspot.com/

Compartir en Facebook
Twittear
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
José Ragas
Soy Ph.D. en Historia por la Universidad de California, Davis y Mellon Postdoctoral Fellow en el Departament of Science & Technology Studies en Cornell University. Mi investigación se centra en la formación de sistemas biométricos y tecnologías de identificación. Para conocer más sobre mis investigaciones, pueden visitar mi perfil o visitar mi website personal: joseragas.com.
También te puede interesar
Breve historia del matrimonio gay
Breve historia del movimiento estudiantil chileno (1972-2011)
  • Mercedes de las Casas Grieve

    Me sumo a los firmantes que se oponen a la creación de un Colegio de Historiadores.

    Mercedes de las Casas Grieve. DNI 07791544.

  • Juan Carlos De Orellana Sánchez

    Coincido plenamente con lo expresado en el Pronunciamiento. Me opongo a la creación del Colegio de Historiadores.

    Juan Carlos De Orellana Sánchez (DNI 41312702)

  • Roberto Ayala Huaytalla

    Por el bien de la disciplina histórica en Ayacucho y el Perú, me identifico con el contenido del pronunciamiento y me incorporo a la lista de firmantes contrarios a la conformación del Colegio de Historiadores.

    Roberto Ayala Huaytalla
    DNI: 40951458

  • Yukyko Takahashi

    Concuerdo con lo expuesto

    Yukyko Takahashi Martínez DNI 70006219

  • jragas

    Amigos: estamos recolectando firmas.

    Pueden enviar sus nombres, DNI y filiación académica, a: noalchp@gmail.com

    Y los invitamos a ver el blog con información actualizada: http://noalcolegiodehistoriadores.blogspot.com/

  • William Eduardo Chamorro Serrano

    en estas condiciones me opongo a la creacion de la colegiatura. Soy bachiller en historia y estudio la maestria en San Marcos.
    william Chamorro Serrano
    DNI 43309117

  • Saludos.

    Estimado José. Soy Juan Carlos, colega vuestro egresado de la USM. Leo con atención cada una de las posiciones propuestas por ilustres colegas como los dres. Nelson Manrique, Ricardo Cubas, Marisol de la Cadena, entre otros. Curiosamente no observo las firmas de algunos docentes de mi Alma Mater, como Manuel Burga, Cristobal Aljovín, Alejandro Reyes, entre otros. Será tal vez cuestión de tiempo ver en vuestro difundido comunicado las firmas de los maestros mencionados.

    Te envío la posición, a favor, de un profesor de la Universidad de los Andes, el Mag. Andrés Baeza, colega nuestro.
    Atte.
    Juan Carlos Huaraj Acuña

  • Mag. Andrés Baeza
    Prof. de la Universidad de los Andes. Chile
    Saludos cordiales desde Santiago de Chile.

    Querido Juan Carlos, aquí no existe algo parecido. Me parece insólito en todo caso y creo que no tiene ningún sentido. Si bien no me agrada que cualquiera utilice el término de “historiador”, resulta sin embargo un absurdo plantear que los únicos que pueden ejercer de historiadores sean los licenciados en historia.

    Probablemente, las más grandes obras historiográficas no fueron escritas por “historiadores”, sino por abogados, biólogos, intelectuales, etc. Obvio, si bien hasta el siglo XX, al menos en Chile, no existía la “carrera” de historia. Me parece una defensa gremial mezquina, un sinsentido. Además, se trata de una labor intelectual, no técnica.

    El historiador se define por sus obras, no por su título universitario. Perfectamente una persona sin formación académica como historiador puede escribir una gran obra histórica. Te doy algunos ejemplos. Mario Góngora, probablemente el más grande historiador chileno, inicialmente abogado, que despúes estudió historia, siempre dijo que él no le debía nada a sus profesores de historia, sino que era un autodidacta, que a través de sus miles de lecturas había aprendido a desarrollar este oficio. Jaime Eyzaguirre, fundador de la carrera de historia en la Pontificia Universidad Católica, fue abogado y pocos han tenido la influencia que tuvo él, pese a que no me defino continuador de su obra historiográfica.

    [Texto completo en mi blog: http://sobrehistoriayeducacion.blogspot.com/ ]

  • Deynes

    Gracias José por el dato, espero que el proyecto no prospere.

  • Jhon Sifuentes

    Me uno frente a este despropósito que, espero, no prosperará.
    Jhon Sifuentes Pinedo
    Antropólogo
    DNI 40653202

  • jragas

    Recomiendo la lectura del artículo que Nelson Manrique ha publicado hoy en La República.

    http://www.larepublica.pe/columna-en-construccion/06/05/2009/un-colegio-poco-ilustrado

    Un colegio poco ilustrado
    Mié, 06/05/2009 – 21:23

    Por Nelson Manrique

    La Comisión de Educación, Ciencia, Tecnología, Cultura, Patrimonio Cultural, Juventud y Deporte del Congreso ha aprobado un proyecto de ley cuyo objetivo es crear el Colegio Profesional de Historiadores del Perú. El proyecto no ha sido sometido al debate público ni ha recabado la opinión de la Academia Nacional de la Historia, las universidades, las facultades de historia, ni de ninguna otra institución.

    El proyecto ha sido elaborado por la Asociación de Historiadores Región Sur Arequipa (AHIRSA) y ha provocado la protesta de numerosos historiadores, que reclaman, con razón, que la AHIRSA no puede arrogarse una representación, que nadie le ha otorgado, para hablar en nombre de los historiadores peruanos.

    El proyecto constituye una vergüenza, desde el punto de vista gramatical y es sorprendente que haya sido aprobado en ese estado por la comisión parlamentaria respectiva. Pero los problemas más graves están en su contenido.

    Para fundamentar la propuesta se afirma que “la labor investigativa de los historiadores requiere conocimiento científico, humanista, metodológico, técnico, etc., y que el historiador investigador obliga la titulación universitaria (sic), se hace necesario la creación de un órgano de colegiación”. Tratando de adivinar qué quiere decir este párrafo, no queda claro de qué manera la colegiación otorgará los conocimientos demandados a quienes no los tienen.

    Pero donde el proyecto es muy claro es en que para ejercer la profesión de Historiador será obligatorio estar colegiado, y solo podrán serlo quienes tengan el título de Licenciado en Historia. Aparte de que esto deja de lado a quienes tienen grados de magister, doctor y más calificación, baste decir que con este requisito Jorge Basadre, Raúl Porras Barrenechea, José de la Riva Agüero o María Rostworowsky –para solo citar a algunos de nuestros clásicos–, no tendrían derecho a ser considerados historiadores, ni podrían haber investigado, ni publicado.

    El Colegio regularía la actividad profesional e identificaría a los historiadores titulados. Tendría como sede –por supuesto– a la ciudad de Arequipa y la AHIRSA controlaría tres de sus ocho cargos directivos (¿a título de qué?). Los historiadores, para ser reconocidos, deberían someterse al escrutinio de este comité, cuyos integrantes no saben siquiera escribir el nombre de Garcilaso correctamente (lo escriben con zeta, lo cual para cualquier estudiante de historia sería un pecado mortal).

    Adicionalmente, se encarga al Colegio que “persiga y corrija con contundencia (sic) … el intrusismo profesional”. Aparentemente los autores de la propuesta no han reparado en que el “intrusismo profesional” es parte de la propia naturaleza de la historia, que intenta abarcar todos los campos de la actividad humana, “desde la historia de la gastronomía hasta la historia de la computación” (y más), como lo señala la propia AHIRSA. La historia, por otra parte, ha llegado a ser lo que es precisamente gracias a las “intrusiones” de investigadores de muchas otras disciplinas como la geografía, economía, lingüística, antropología, crítica literaria, psicoanálisis, y un muy largo etcétera.

    El reconocimiento profesional no proviene del establecimiento de un monopolio como el que pretende crear este proyecto, sino de la capacidad profesional, expresada en producción intelectual. Esto es la meritocracia.

  • Luis Tello

    Me adhiero plenamente al pronunciamiento contra la creación del Colegio de Historiadores por ser discriminatorio y atentatorio contra la libertad de investigación de quienes no poseen el título profesional. Debo aclarar que sí poseo el título, pero hay muchísimos colegas que no lo tienen y no tienen por qué ser marginados.

    Por otra parte, este proyecto ha sido presentado sin haberse formulado una consulta previa con la mayoría de historiadores del país; no ha generado un debate previo sobre si es o no necesario tener un Colegio y allí hacer el esclarecimiento adecuado.

    Además, el proyecto en cuestión, no hace una precisa definición de la ciencia histórica, los historiadores y la historiografía; y, adolecer de estas definiciones es algo grave, lamentablemente.

    Soy egresado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde también cursé la Maestría en Historia. Actualmente me desempeño como docente universitario y consultor en temas relacionados con el proceso de integración andina y latinoamericana.

    Mi DNI es 08203899

    Atentamente,

    Luis Tello Vidal