Categories
In demo site i use MailChimp plugin and shortcode -mc4wp_form-, but you can put here anything you want
We are in Social
18 March
2009
Historiadores
29 Views

Homenaje a El Jilguero del Huascarán

El Museo de Artes y Tradiciones Populares del IRA, unidad académica de la PUCP, tiene el agrado de invitar a la inauguración de la exposición itinerante: “Ernesto Sánchez Fajado El Jilguero del Huascarán, Cantor del Pueblo”. Dicha muestra se inaugura el próximo miércoles 18 de marzo a las 7:30 p.m. Con esta exposición, se inician las actividades por los 30 años del Museo de Artes y Tradiciones Populares.
 
 
La muestra es un homenaje a la destacada trayectoria de este artista tradicional que nació en Bambas, Ancash, en 1928. Sánchez Fajardo inicia su carrera en 1942 y poco a poco va conquistando la capital con sus bellas composiciones, calando hondo en el sentir popular. La voz de El Jilguero del Huascarán, dotada de gran sensibilidad, hizo que se destacara rápidamente para cantarle a miles de paisanos afincados en la capital quienes, los fines de semana, se reunían en aquellos espacios públicos que fueron los afamados “Coliseos”. Eran encuentros para recordar la música y el canto andino, el sentimiento de la tierra, el amor y sus costumbres.
 
A continuación, va una semblanza de Sánchez Fajardo que escribí el año pasado a propósito de su labor parlamentaria en la Constituyente de 1978. Luego, va el video de “Marujita”, una de sus canciones más conocidas, como parte de un homenaje que le hiciera el programa Presencia Cultural con motivo de su fallecimiento.
 
“Mejor conocido como El Jilguero del Huascarán, este recordado intérprete de música folclórica nació el 6 de noviembre de 1928. Con solo 6 años de edad incursiona en el ambiente artístico como bailarín de la Compañía Summac Tikka, pero es en 1946 que debuta profesionalmente en uno de los muchos coliseos creados para la presentación de los artistas folclóricos. Sánchez Fajardo comienza a hacerse famoso entre la numerosa población de provincianos residentes en Lima, quienes se identificaron con sus letras. José María Arguedas, un apasionado del folclore, lo bautiza como Jilguero y Luis Pizarro Cerrón, otro estudioso de las manifestaciones artísticas de los Andes, le añade Del Huascarán. La leyenda había comenzado.
 
muestra-homenaje-ernesto-sanchez-fajardo-fotografiaSus participaciones se hicieron más recurrentes en los coliseos, pero su actuación más memorable ocurre en 1947 cuando triunfa en el concurso anual de la Pampa de Amancaes, en el distrito del Rímac, que reunía lo más selecto del folclore andino desde la década de 1920. La grabación de sus temas en discos de larga duración permite difundir su música en una época de oro para los cantantes provincianos, especialmente los provenientes de Áncash: María Alvarado Trujillo (La Pastorita Huaracina), Angélica Harada Vásquez (La Princesita de Yungay) y el Conjunto Musical Andino Atusparia. Su sello fonográfico, IEMPSA, le otorga en 1961 el Disco de Oro por batir récords en ventas de discos. Su incursión en la política y la lucha social no está alejada de su preocupación artística. En 1959 funda el Sindicato de Trabajadores Artistas Folclóricos del Perú (Sitafp), del cual será Secretario general; posteriormente impulsará y presidirá la Federación de Artistas del Perú (Fentaep). Como parlamentario de la Asamblea Constituyente de 1978, insiste en su defensa de los derechos de los artistas y consigue que dos de los artículos de la Constitución de 1979 (34 y 35) se orienten a la protección y difusión de las lenguas nativas, así como del ‘folclore nacional, el arte popular y la artesanía’.
 
De vuelta a los escenarios, El Jilguero del Huascarán traspasó los circuitos de coliseos y logró un apabullante éxito en recitales como los teatros Segura y Municipal de Lima, siendo esta la última serie de presentaciones que dio en vida. Antes, había llevado su arte a escenarios de Ameríca Latina y Estados Unidos. A manera de homenaje a toda una vida dedicada a la defensa del artista nacional y de la difusión del canto andino, el gobierno le impuso las Palmas Magisteriales en grado de Maestro (agosto de 1988). Sin embargo, ese mismo año falleció en un accidente automovilístico”.
 

 En: Juan Gunther, José García Bryce, Luis Eduardo Wuffarden, José Francisco Gálvez, José Ragas y Fernando Ayllón. El Palacio Legislativo. Arquitectura, Arte e Historia. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2008, p. 321.

 




19 Comments:

Leave a Reply







1 2

RECENT COMMENTS

Popular Posts

Los historiadores y el alcohol
26 June 2010
Historiadores
Los historiadores y el alcohol
La Reforma Agraria: un amargo balance (1969-2009)
27 June 2009
Historiadores
La Reforma Agraria: un amargo balance (1969-2009)
Visualizando la República de las Letras: un proyecto de Historia Digital
20 November 2010
Historiadores
Visualizando la República de las Letras: un proyecto de Historia Digital